Aprende lo qué se debe tener en cuenta antes de abrir un minimercado

Dejar un comentario

Abrir un minimercado es una buena opción para el emprendedor que desea comenzar un negocio en su barrio. La alternativa es interesante en función de los costos reducidos para abrir y mantener el negocio, que no anulan la posibilidad de comenzar a tener ganancias. A pesar de esto, la inversión requiere mucha atención en determinadas situaciones. Conoce a continuación qué hacer y cuáles son los cuidados necesarios para el éxito del proyecto.

Que considerar al abrir un minimercado

Antes de abrir un minimercado, el emprendedor debe considerar algunas condiciones esenciales para el éxito de un proyecto como este. Conoce a continuación cómo pueden influenciar en el negocio.

minimercado
Localización es uno de los principales asuntos a ser considerado al optar por abrir un minimercado. Foto: iStock, Getty Images.

Localización

La localización es uno de los aspectos más importantes cuando se piensa en abrir un minimercado. Por tener características propias que lo distinguen de las grandes redes de supermercados (entérate más a continuación), merece la pena hacer un estudio detallado sobre la región escogida. Necesitas saber si habrá público suficiente en aquella localidad y si el local es seguro para tus clientes y para ti.

Además, debes pensar si habrá visibilidad, tanto del establecimiento como para los productos. Considera el flujo de personas de la región en la cual vas a abrir el negocio. Un buen consejo es instalarte cerca de empresas, pues muchos trabajadores prefieren hacer sus compras en minimercados, en vez de salir del trabajo y dirigirse a un supermercado.

Plan de negocios

Además de la localización, citada arriba, otros estudios deben ser incluidos en el plan de negocios. Estudia la competencia y ve si hay otros minimercados próximos al local donde deseas establecerte. Si hay, piensa en el diferencial que puedes ofrecer a tu público y la forma de conquistar a los clientes.

Licencias

En general, las licencias necesarias varían de acuerdo con la localización en la cual instalaras tu minimercado. No es necesario una asesoría jurídica calificada, pues hay una serie de requisitos y normas a ser respetadas, que varía conforme la naturaleza de los productos ofertados.

¿Merece la pena abrir un minimercado?

En general, la respuesta es sí. De acuerdo con el Sebrae, entre las principales ventajas están el espacio reducido en el cual es posible instalar un minimercado, el stock reducido necesario para mantenerlo y la reposición rápida de productos.

Además, existe una ventaja cultural, razón por la cual los minimercados se benefician en relación a las redes mayores de supermercados. Estas redes (en la mayoría de los casos, multinacionales) al instalar sus establecimientos, no tienen en cuenta aspectos propios de la población local. Por eso, establecimientos de barrio consiguen suplir esta demanda más fácilmente.

Sin embargo, no es posible afirmar que el minimercado es sinónimo de buen negocio. Para que él tenga éxito, es necesario seguir atentamente las cuestiones citadas, llevando en cuenta el plan de negocios, la localización y la demanda de los consumidores.

Productos perecederos

Entre los principales cuidados que un dueño de minimercado debe tener es en relación a la validez de los productos. Por tratarse de una empresa que no siempre mantiene una circulación continua de clientes, es natural que algunos productos perecederos se estropeen. Presta atención para retirarlos siempre de los estantes antes que esto suceda.

 

Ingresa para comentar