La startup Kichink facilita la creación de una tienda virtual

Dejar un comentario

Imagínate que puedes vender los artículos de tu empresa por internet sin preocuparte por la programación de la página, el sistema de pago ni la entrega de los productos. ¿Te parece ideal? Eso es justamente lo que hace la startup mexicana Kichink.

Jéssica Monjaraz, responsable del departamento de marketing de la empresa, explica en este artículo cómo funciona la plataforma y cuáles son las metas de Kichink, que fue fundada en 2013 y se transformó en la más importante empresa de comercio electrónico de México.

La tienda virtual gratuita de Kichink

El principal propósito de la empresa es facilitar el acceso al comercio electrónico. “Nuestra promesa de valor es la de democratizar las herramientas de comercio electrónico para que cualquier persona pueda comprar y vender en línea de una manera fácil y confiable”, explica la ejecutiva.

Kichink ofrece una plataforma en la que puedes hospedar tu tienda virtual. Vale decir, usas toda la estructura de comercio electrónico desarrollada por la startup para poner en marcha tu comercio online.

“Kichink es un sitio que aloja todas las tiendas por categoría y tiene un buscador de productos, pero las tiendas son autónomas, puedes montarlas en tu sitio web y fan page de Facebook”, destaca Monjaraz.

Ello significa que no debes preocuparte por el procesamiento de los pagos, la entrega de los productos ni las cuestiones técnicas de la página. La complejidad de esos aspectos corre por cuenta de Kichink, que cobra una comisión de 7,5% por venta realizada, sin más costos.

Kichink
La empresa fue fundada en 2013 y ya opera 45.000 tiendas mexicanas. Foto: iStock, Getty Images

Kichink ayuda a los empresarios a crecer

Cuando el empresario no tiene que ocuparse de los aspectos técnicos y de logística, puede dedicarse a lo que realmente le importa. Así, el equipo mantiene su atención en mejorar la calidad de los productos y servicios.

El resultado es “Kichink!”, la onomatopeya de una máquina registradora a la que hace referencia el nombre de la startup. La idea es simple: al recurrir a la startup para vender sus productos en internet, el empresario tiene más movimiento de caja y aumenta la facturación de su compañía.

Con la operación de más de 45.000 tiendas, la startup mexicana pasó de tener seis colaboradores en 2013 a 100 en 2016. Ese crecimiento transformó a Kichink en la más importante empresa de comercio electrónico en el país y el grupo apunta a seguir creciendo. “Planeamos expandirnos próximamente a Estados Unidos y Chile, entre otros”, revela Jessica Monjaraz.

Escribe un comentario, consejo o sugerencia sobre este tema. Aprovecha también para compartir este texto con tus amigos, colegas y colaboradores en las redes sociales.

Ingresa para comentar