Cómo calcular cuánto capital de trabajo necesita tu empresa

Dejar un comentario

¿Cómo está el capital de trabajo de tu empresa? ¿Tienes dinero para las necesidades diarias de tu negocio o estás siempre en aprietos? Entiende cómo calcular la necesidad de capital de trabajo.

Tu empresa puede estar en riesgo si no tienes capital de trabajo
Tu empresa puede estar en riesgo si no tienes capital de trabajo suficiente . Foto: iStock, Getty Images

¿Qué es capital de trabajo?

Los recursos de una empresa se dividen en dos partes. La primera, que es para inmuebles, máquinas y mobiliario, es la de activos fijos. La segunda, que sirve para pagar sueldos, productos y cuentas de energía, agua y teléfono, entre otras, es el capital de trabajo.

El capital de trabajo es el dinero para pagar las necesidades triviales del día a día del negocio. Llega a representar un 60% del total de los activos de una empresa. Cuando falta, hay que tomar medidas urgentes para reorganizar la casa.

¿Por qué es tan importante el capital de trabajo? “Si tienes problemas de capital de trabajo puedes verte obligado a recurrir a préstamos en bancos, lo que te acarreará el pago de intereses y una consecuente reducción de tus ganancias”, señala el director del Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae), Bruno Caetano.

Calibrar el capital de trabajo es una tarea sin fin, que debes hacer todos los días en la empresa. “Cuando se hace bien, se elimina una buena parte de los problemas de caja y ello contribuye decisivamente a la salud financiera del negocio”, afirma Caetano.

¿Cómo calcular cuánto capital de trabajo se necesita?

Para calcular cuánto capital de trabajo necesita tu empresa, verifica el balance patrimonial de la compañía. El balance patrimonial es uno de los documentos más importantes en un negocio, ya que representa la evolución del patrimonio total de tu negocio en un determinado periodo de tiempo.

Con el balance en manos, necesitas dos informaciones para calcular el capital de trabajo: el activo circulante y el pasivo circulante. El activo circulante son los recursos disponibles a corto plazo, como caja, bancos, aplicaciones financieras, pagos a recibir y stocks, por ejemplo. El pasivo son las financiaciones a corto plazo de la empresa, como proveedores, cuentas a pagar y préstamos.

Con estos valores en mano, vas a calcular la necesidad de capital de trabajo con la siguiente fórmula:

necesidad de capital de trabajo = activo circulante – pasivo circulante

Si el resultado es positivo, la empresa está con un superávit de capital de trabajo y no hace falta recurrir a bancos u otras fuentes de recursos. Si es negativo, tu negocio puede estar en riesgo.

Entre las consecuencias de un capital de trabajo bajo está la exigencia de vender más al contado y reducir la cantidad de cuotas. También tendrás que ajustar el calendario de pagos a recibir con el plazo de las cuentas que debes pagar.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre el asunto, comenta a continuación. Y aprovecha también para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.

 

Visita también

Ingresa para comentar