Cómo reducir los costos fijos de una empresa

Dejar un comentario

Muchos empresarios que quieren sanear las cuentas de su empresa o hacer su producto más competitivo disminuyendo su precio se enfocan sólo en los costos variables. Pero los costos fijos de una empresa, aquellos que existen independientemente de la producción, también influyen. Como no son asociados al desempeño, pueden causar eventuales perjuicios.

Este artículo te ayudará a entender por qué un buen administrador debe apuntar a transformar los costos fijos en variables y así reducir los gastos de la empresa.

costos fijos de una empresa
Asociar el sueldo al desempeño es una manera de reducir los costos fijos. Foto: iStock, Getty Images

El desafío de reducir costos fijos de una empresa

El primer paso para hacer una administración competente es entender la diferencia que existe entre los costos fijos y los variables de una empresa:

Costos fijos

Son los gastos que no están asociados al volumen de producción y de venta. Pueden ser definidos como los gastos regulares que mantienen a la empresa en funcionamiento. Incluyen los sueldos de los operarios, alquiler, limpieza, seguridad, energía eléctrica, gas, agua, teléfono, internet, etc.

Costos variables

Son los gastos directamente relacionados con el montante producido o vendido por la empresa. Mientras más la compañía necesite invertir en productos y servicios –de acuerdo con la venta y la demanda–, mayores serán los costos variables. Si tienes una tienda de ropas, la inversión en stock es un costo variable, porque depende de la salida de los productos, por ejemplo.

Para que una empresa se mantenga rentable, el gran desafío es transformar los costos fijos en variables, para que asocies los gastos con el desempeño de la empresa. De esta forma, sólo inviertes cuando sabes que tendrás un retorno financiero.

Replanteando los costos fijos de una empresa

La tarea no es simple. Seleccionamos, a continuación, algunos consejos para que puedas monitorear los costos fijos de una empresa y poder reducirlos.

Organización en primer lugar

¿Cuánto gasta tu empresa para producir un artículo, desde la compra de insumos a la entrega? ¿Cuál es el valor anual de tu alquiler? ¿Y el costo de cada empleado? Una gestión eficiente pasa por la organización de todos los gastos, fijos y variables. Sólo de esta forma podrás tomar la mejor decisión para la rentabilidad del negocio.

Sueldo asociado al desempeño

Procura negociar el sueldo de tus empleados para que una parte del rendimiento sea calculado a través de metas de producción o desempeño. De esta forma, transformas un costo fijo en variable, pues el gasto sólo aumentará cuando tengas motivos.

Tercerizaciones

¿Necesitas contratar un contador para trabajar especialmente para tu empresa? El departamento jurídico, ¿es realmente necesario? Analiza los costos de limpieza y seguridad: ¿no se puede tercerizar el servicio y pagar menos?

Compromiso de los empleados

Finalmente, valoriza a los colaboradores que actúan a favor de reducir los costos de tu empresa. Puedes otorgar un premio al empleado que pensó en un proceso que reduce las impresiones en la oficina o un agradecimiento público al compañero que apaga la luz al salir de la sala de reuniones o al que cierra la ventana cuando el aire acondicionado está funcionando.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.

Ingresa para comentar