Entiende y aplica la ley de la oferta y demanda en tu empresa

Dejar un comentario

Ya sabes qué significan los conceptos: oferta es la cantidad de productos a disposición; demanda es la búsqueda por estos productos. Te explicamos aquí cómo influencia en el desempeño de tu empresa la relación entre una y otra.

Entendiendo la ley de la oferta y demanda

Bernardo Baggio, economista y socio de Grand River Consulting, explica la relación entre oferta y demanda mediante un gráfico en el que una línea vertical representa el precio y una horizontal indica la cantidad.

oferta y demanda
Un gráfico con las líneas de oferta y demanda permite descubrir el punto de equilibrio para determinado producto. Foto: iStock, Getty Images

Comencemos con la oferta. “Oferta es la cantidad de un determinado producto o servicio que se ofrece a las personas por un determinado precio”, enseña Baggio.

Trazar la línea de la oferta es simple. “Al unir los puntos con los precios y cantidades de los productos que cada empresario está dispuesto a ofrecer, obtendremos un gráfico con la línea de oferta de un determinado producto, sector o país”, explica el especialista.

Para la demanda procedemos de la misma manera. “La línea de la demanda se forma a través de la cantidad del producto que cada consumidor adquirirá a determinado nivel de precios”.

Trazados los puntos, basta unir la curva de la oferta, positivamente inclinada, con la curva de la demanda, negativamente inclinada. “Surgirá un punto donde se juntan las dos curvas. Ese punto es el equilibrio entre la oferta y demanda”, resume el especialista.

demanda es mayor que la oferta
Esta imagen ilustra una situación en que la demanda es mayor que la oferta. Foto: iStock, Getty Images

 

oferta mayor que la demanda
En esta situación, la oferta es mayor que la demanda. Foto: iStock, Getty Images

Oferta y demanda para tu empresa

Baggio explica que conocer la dinámica entre oferta y demanda es esencial para entender de qué manera la empresa y el producto se relacionan con el mercado en el que actúan.

“Un empresario difícilmente va a modificar de forma sensible la oferta. Deberá prestar atención a la demanda, verificando si puede ofrecer su producto y obtener lucro en función de esa demanda”, orienta el economista.

Para ello, puede recurrir a una investigación de mercado para calcular qué receptividad podría tener el producto o servicio. Pero también puede verificar la relación empíricamente. “El empresario termina ‘sintiendo’ cuáles son esos puntos y ajusta su oferta de acuerdo con el movimiento en la tienda o en el negocio”, explica Baggio.

El conocimiento sobre la oferta y demanda ayuda también a entender mejor el modelo de negocio, factor que contribuye para crear un plan de negocios coherente y actualizado.

Ahora es tu turno de colocar en práctica el conocimiento y mejorar los resultados de la empresa.

Si los consejos de este artículo fueron útiles, compártelos con tus amigos en las redes sociales. Si te restan dudas o quieres conocer detalles sobre el asunto, deja un comentario abajo y colabora con el intercambio de ideas.

Ingresa para comentar