La contaminación visual puede alejar a los clientes de tu tienda virtual

Dejar un comentario

Entrar a una página y cerrarla inmediatamente debido a la desorganización o exceso de informaciones y publicidad. Cuando tu tienda virtual presenta contaminación visual, eso es lo que harán los visitantes y lo más probable es que no vuelvan nunca más.

La contaminación visual dificulta las ventas

El psicólogo y escritor norteamericano Barry Schwartz plantea, en su libro “La paradoja de la elección”, el caso típico en que el exceso de información produce parálisis.

Ello ocurre en diversas relaciones de consumo, según explica Henrique Mengue, CEO de EZ Commerce, una empresa de soluciones en venta digital. “Cuando entras a una tienda de pantalones donde existen más de 100 modelos, por ejemplo, te confundes y no sabes cuál probarte. Luego desistes de la compra”, ejemplifica Mengue.

Lo mismo ocurre en una tienda de e-commerce. “Si la página tiene mucha información, al punto de confundir al usuario, éste tenderá a salir”, agrega el especialista.

contaminación visual
Una técnica de arquitectura en capas evita la contaminación visual en las tiendas virtuales. Foto: iStock, Getty Images

Para que una tienda virtual sea accesible debe tener un aspecto (interfaz) que ayude al consumidor en el proceso de compra, no que lo confunda. En el e-commerce se debe hacer que el usuario se sienta confortable y la información debe estar dosificada.

Lo que trae los mejores resultados, según experiencias de EZ Commerce, es darle el comando al usuario. Esto es, el visitante debe tener claridad sobre dónde está, de dónde vino y adónde va. En su camino debe encontrar pocas informaciones, como títulos, imágenes y descripciones.

La arquitectura de capas

Evitar la contaminación visual es importante, pero ¿cómo hacerlo cuando se tiene tanto contenido para dar a conocer? Mengue dice que lo esencial es utilizar una arquitectura de capas, con jerarquías.

En una primera capa, por ejemplo, vas a destacar los datos básicos, como nombre, categoría, marca, precio, foto del producto y botón para comprar. De esta manera, señala el especialista, de un golpe de vista el consumidor ya entiende de qué se trata, cuánto cuesta y cómo comprar.

“Posteriormente, en una segunda capa, presentas datos complementarios, como descripciones más extensas, informaciones técnicas y recomendaciones de otros productos para comprar”, agrega.

Por último, una tercera capa puede presentar comentarios de otros usuarios, productos similares, etc. La jerarquía debe tomar en cuenta el tamaño de la información, la posición en la página (datos más importantes en la parte más alta), los colores y los íconos.

Comparte este contenido con tus amigos y seguidores en las redes sociales. Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, deja un comentario y colabora con el intercambio de ideas.

Ingresa para comentar