Cómo liderar virtualmente equipos de trabajo

Dejar un comentario

La modalidad de home office (trabajo en casa) ya superó el estatus de tendencia para convertirse en realidad en un gran número de empresas. Sin embargo, este método debe asumirse con la misma seriedad que la modalidad tradicional. Para ello, es importante saber liderar virtualmente a equipos de trabajo.

Los números ayudan a entender por qué ese liderazgo es cada vez más importante. Un estudio de Robert Half, consultora en reclutamiento especializado, muestra un intenso crecimiento del trabajo remoto en los últimos tres años. En Chile, por ejemplo, ese aumento fue del 42% y en Brasil fue de cinco puntos porcentuales más.

equipos de trabajo
La productividad en el trabajo remoto depende del compromiso del equipo. Foto: iStock, Getty Images

Liderar equipos de trabajo a distancia

La conducción de equipos de trabajo remotos va a depender de todo el engranaje. Sergio Giavoni, ejecutivo de SBCoaching, sostiene que un líder obtendrá resultados positivos si la empresa, el líder y el equipo reúnen ciertas características. Entre ellas, las principales son:

  1. Madurez: tanto el conductor como el equipo deben ser muy maduros. Ello no significa edad avanzada, sino carácter y responsabilidad con el trabajo.
  2. Reglas y amonestaciones: deben ser muy claras para evitar la consulta constante sobre los procedimientos correctos. Un ambiente sin reglas tiende a ser desordenado.
  3. Objetivo común y compartido: todos los miembros del equipo quieren llegar al mismo lugar y tienen la clara percepción de que hay sólo dos posibilidades: o llegan todos juntos o nadie llega.
  4. Claridad en las informaciones: cada integrante debe saber cuáles son sus metas, sus plazos, responsabilidades y, principalmente, sus horarios de trabajo. Las tareas tienen un inicio, medio y fin y tal ciclo se renueva constantemente.
  5. Sintonía: debe ser muy próxima de la perfección entre los miembros en relación con el objetivo, pero también en lo que se refiere a creencias, valores y modo de ser de las personas. Debe existir cohesión. Cada miembro, aún aislado, es un representante del equipo.
  6. Sinergía: el poder de realización de un equipo es muy superior a la simple suma de las capacidades individuales de sus miembros.
  7. Confianza mutua: la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace debe ser el factor primordial. La confianza entre el líder y los liderados incentiva a las personas a dar lo mejor de sí.

En resumen, saber liderar equipos de trabajo no depende exclusivamente del jefe. Si faltan estas características aquí presentadas, el desarrollo del home office puede complicarse y hacer que, algo que debería ser saludable para los empleados y para la empresa, se convierta en un problema.

Comparte este contenido con tus amigos y seguidores en las redes sociales. Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, deja un comentario y colabora con el intercambio de ideas.

Ingresa para comentar