¿Cómo mejorar la calidad en las PyMEs?

Dejar un comentario

En muchos países de América latina, noviembre es el mes de la calidad y esto es una excelente oportunidad para compartir un poco de la historia de este tema alrededor del mundo y contar cómo se puede empezar a aplicarla hoy mismo en las PyMEs, más allá del tipo de industria.

Calidad en las pymes

Hacer un producto de calidad es hacer un producto que cumpla con las expectativas del cliente y que al mismo tiempo sea rentable para el empresario. Eso significa que el producto no sólo genere un cliente satisfecho, sino también que se genere con el menor costo, desperdicio y “re-trabajo” posible, beneficiando tanto al consumidor final, al empresario, a los empleados y a toda la sociedad. Hacer un producto de calidad en concreto es mejorar la competitividad de la empresa.

¿Cuál es el retorno de la inversión (ROI) en calidad ?

Para hacerlo más ilustrativo, por cada U$1 invertido en un programa de gestión de calidad, se  genera:

 

Inversión en calidad

¿Es necesario mucha inversión para mejorar la competitividad?

Si bien la mayoría de las empresas no tienen el conocimiento necesario in-house y requieren contratar expertos en gestión de calidad para trabajar en mejorar sus procesos, la inversión en general no es muy grande. Lo que más se requiere es tiempo de los empleados. Y como este tiempo puede ser percibido como competencia de sus responsabilidades habituales (no lo es), para avanzar en esta línea es necesario el compromiso de la dirección. El primer paso para lograr ese compromiso es obtener resultados tangibles de los proyectos y de las mejoras.

DT Logística, una PyME argentina con tan sólo 100 empleados realiza proyectos para mejorar la calidad de sus servicios. Según Jorge Busato, su gerente general, “Hacer proyectos de mejora provocó un cambio muy importante, es increíble las ganas de la gente de participar. Hoy por ejemplo un operario está llevando un tablero de control que surgió de uno de los proyectos.”

La diferencia más grande entre las PyMEs y las grandes empresas es la falta de tiempo. Generalmente los empleados son multitasking y no disponen de tiempo libre. ¿Cómo sacarles tiempo a los empleados para esto? Jorge recomendó “Atarlo a KPI’s (indicadores de resultados claves) para mostrar a los accionistas que da rentabilidad. La gente cuando está entusiasmada busca el tiempo”.

¿Qué se puede hacer?

A continuación repasamos algunas ideas sobre actividades que se pueden organizar para empezar a gestionar tu PyME con mayor calidad:

  1. Reuniones kaizen (de mejora continua): son reuniones de empleados donde tienen la oportunidad de proponer diferentes ideas para optimizar los procesos de trabajo. De esa manera el empleado siente que está participando junto con la empresa en las mejoras y es parte de ese cambio. Se puede realizar un concurso de proyectos de mejora y la mejor propuesta, o la que tuvo mayores beneficios, es la ganadora.
  2. Establecer procesos de trabajo efectivo eliminando desperdicios y actividades que no agregan valor para tener más productividad, realizar menos esfuerzos y optimizar el tiempo de realización de las tareas en los diferentes puestos.
  3. Capacitar permanentemente a los puestos técnicos, de ventas, administrativos y mandos medios.
  4. Desarrollar proyectos de mejora.
  5. Organizar espacios de trabajo bajo la metodología 5s. 
  6. Reducir los gastos de la empresa conociendo los 8 costos ocultos.
  7. Implementar políticas que aseguren la obtención de normas ISO 9001.

Gestionar la calidad de tu PyME no sólo mejora la competitividad sino también motiva a los empleados y los compromete aún más con los objetivos. ¿Por qué no intentarlo en 2016?

Bonus: Un poco de historia

La celebración del mes de la calidad surgió en Japón en la década de los 50, porque es el mes en el que se seleccionaba a las empresas ganadoras del premio Nacional a la Calidad de ese país, denominado Deming Prize.

Japón, luego de la Segunda Guerra Mundial quedó destruido moral y económicamente. Con pocos recursos naturales y productos de baja calidad, tenía pocas probabilidades de competir con los demás países asiáticos.

En ese momento Edwards Deming era reconocido en Estados Unidos por sus conocimientos sobre estadística, y justamente estaba planeando visitar Japón. Fue contactado entonces para dar cursos de estadística y calidad, como una forma de renovar la motivación y los conocimientos de los administradores e ingenieros de las empresas. Confiaban que era la única forma de levantar nuevamente la economía del país.

Gracias a esta apuesta a la calidad, los japoneses lograron que su país se convirtiera en el más orientado a la calidad del mundo. Por ello instalaron el Premio nacional a la Calidad en honor a Deming y todos los noviembre eligen a los ganadores desde 1951. Toyota, Nissan, Toshiba y Bridgestone, son todos ejemplos de ganadores del premio.

 

Imagen destacada: @StartupStockPhotos, distribuida con licencia Creative Commons BY-SA 2.0

Ingresa para comentar