La adicción al trabajo: cómo tratar a un workaholic en tu empresa

Dejar un comentario

Hay personas que creen que trabajar más allá del horario y que ello te guste -es decir, ser un workaholic, o adicto al trabajo- es una ventaja en el mercado. La realidad, sin embargo, es diferente. Además de ser pernicioso para el profesional, tener personas de esas características en tu empresa puede ser perjudicial para los resultados.

Cómo identificar a un workaholic

Un workaholic, o adicto al trabajo, es alguien que trabaja más de 12 horas por día en la oficina y aún suele llevarse trabajo a casa. También es alguien a quien usualmente se le critica porque está siempre mirando el celular, incluso los fines de semana, para ver si recibe algún mensaje de trabajo.

Celso Bazzola, especialista en recursos humanos de Bazz Consultoria, dice que es muy fácil identificar a alguien que sufre ese mal. “Lo notamos cuando alguien no logra desconectarse del trabajo y deja de lado su convivencia social con familiares y amigos”, señala.

La situación puede ser bastante problemática. “Para la empresa tiene más desventajas que ventajas. Al principio podría ser interesante, pues la velocidad de los resultados es satisfactoria. Sin embargo, hay un desgaste emocional natural del profesional, pues pasa a aislarse y se limita al tema de trabajo, bloqueando su socialización”, comenta el especialista.

No obstante, no todos los que trabajan mucho son workaholics. “Podemos identificar también al ‘worklover’, una persona que en realidad es apasionada por su profesión”, apunta Mariana Almeida, gerente de Recursos Humanos de Mega Sistemas Corporativos. Tales personas se mueven por amor a la profesión que eligieron, que es un sentimiento más saludable.

La especialista dice que es muy importante saber en cuál perfil se encuentra cada profesional, para evitar traspasar la tenue línea que separa la pasión de la adicción. “Ser workaholic es sumamente peligroso para la salud del cuerpo y de la mente”, afirma.

Además de insomnio y ansiedad, Almeida señala el Síndrome de Burnout, nombre de un estrés ocupacional caracterizado por desgaste físico y emocional, muy parecido a la depresión, pero que ataca más al propio rendimiento profesional. “Quien llega a este punto necesita, además de ayuda profesional, repensar todas sus elecciones de carrera”, recomienda.

workaholic
Ansiedad e insomnio son síntomas de vicio en el trabajo. Foto: iStock, Getty Images

Cómo ayudar a los adictos al trabajo

  1. No le prohibas trabajar: prohibir horas extras o cerrar las oficinas no da resultado. Mejor actúa de manera estratégica, conversando con el empleado para entender el origen del problema.
  1. Sugiere un coach: si el origen es la inseguridad, indefinición profesional o falta de capacidad para elegir prioridades o decir no, el tratamiento con un coach puede ser una solución.
  1. Haz un autoanálisis: puede resultar que tener adictos al trabajo no sea un problema del empleado, sino de la empresa. Si tal fuera el caso, el empleado debe ser preciso al presentar su tema ante el sector de RH. Por ejemplo, presentar una lista de tareas con el tiempo para cumplir con cada una y un reporte sobre los elementos necesarios para un proyecto.

Escribe un comentario, consejo o sugerencia sobre este tema. Aprovecha también para compartir este texto con tus amigos, colegas y colaboradores en las redes sociales.

Ingresa para comentar