Reforma de inmueble: 4 consejos para renovar tu empresa gastando menos

Dejar un comentario

La reforma del inmueble es de suma importancia, tanto para el público interno como para el externo (empleados y clientes) y por ello requiere de una planificación para hacerla correctamente.

Los siguientes consejos te ayudarán a economizar desde la elección de los materiales hasta la ejecución de las obras para realizar un trabajo de calidad, aunque gastando poco.

Cuándo hacer la reforma del inmueble

Lo primero es definir el mejor momento para la reforma. Esta es una decisión importante pues puede interferir en la productividad de la empresa, además de comprometer el éxito del proyecto. Básicamente, debes tomar en cuenta dos aspectos: el tiempo previsto para la ejecución de los trabajos y los períodos críticos en la actividad de la empresa.

Reúnete con el equipo que hará la reforma y calcula con ellos el tiempo que necesitarán, con un margen de error razonable, considerando imprevistos como intemperies, atraso en la entrega de los materiales y los trabajos.

Luego, analiza el calendario de la empresa. ¿Cuál es el momento en que hay menos personas trabajando? ¿Cuál es el sector que será más afectado por la obra?¿Se puede transferir personas a otro lugar y ejecutar la reforma sin afectar la productividad? Una solución simple es organizar vacaciones colectivas y realizar la reforma en ese período.

inmueble
El primer paso es definir el mejor período para reformar el inmueble. Foto: iStock, Getty Images

4 consejos para gastar menos

  1. Contrata especialistas

Aunque pueda parecer contradictorio, pues un profesional especializado suele cobrar más, aquellos que tienen una experiencia comprobada en trabajos parecidos al que tú harás te ayudarán a economizar tiempo y a evitar rehacer el trabajo.

Contratar a un equipo novato y sin referencias puede ser atractivo en un primer momento por el precio reducido, pero la decisión puede costar caro durante la marcha de la obra y el mantenimiento posterior. Si tienes un plazo breve, lo ideal es reducir los riesgos.

  1. Usa un cronograma de referencia

Además de permitir observar la reforma en detalles, previendo eventuales obstáculos y anticipándote, el cronograma evita que pierdas el control sobre la obra. También es interesante vincular la remuneración de los empleados a la entrega en plazo estipulado.

  1. Diversifica los proveedores

Lo fundamental en esto es buscar precios. Define con el equipo de trabajo cuáles son los materiales que necesitarás y cuál es la variación de calidad aceptable para no perjudicar el resultado final. Luego, busca en el mercado y en internet y negocia el máximo posible para obtener el mejor precio.

  1. Define prioridades

Finalmente, recuerda que una de las mejores maneras de economizar en la reforma del inmueble es definir prioridades para el proyecto. ¿Qué es realmente lo esencial? ¿Qué es dispensable?¿Es necesario un diseño tan sofisticado para el grifo del baño? ¿Es más importante la eficiencia energética o el estilo en la iluminación?¿Estás aprovechando bien la luz natural?

Escribe un comentario, consejo o sugerencia sobre este tema. Aprovecha también para compartir este texto con tus amigos, colegas y colaboradores en las redes sociales.

Ingresa para comentar