Open Source y cómo aprovecharlo en tu empresa

Dejar un comentario

A principios de los años 1980, un destacado informático del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) llamado Richard Stallman creó el concepto de Software Libre, debido a que una impresora que llegó al Instituto como donación, no funcionaba de forma correcta.

Open Source

Stallman solicitó al fabricante el código fuente del dispositivo, con el objetivo de depurarlo e integrar el hardware a su red. Sin embargo, se encontró con negativas por parte de la compañía quien consideraba el desarrollo uno más de sus activos de negocio. Ante esta problemática el informático fundó su propio proyecto en el cual dotaba al software de 4 propiedades básicas:

Libre uso

Todo código fuente puede ser utilizado con cualquier propósito, sea o no para lo que fue creado. Es decir, si un programa desarrollado con una función específica puede ser utilizado para cumplir otra, esto no tiene por qué generar ningún conflicto.

Adaptabilidad

Todo programa puede ser modificado y adaptado para cubrir las necesidades específicas de cada usuario.

Redistribución

Este concepto se refiere a que el software no puede ser considerado un objeto físico. Que tiene que ser extraído de un sitio para depositarse en otro. Lo opuesto a los sistemas de licenciamiento existentes en el mercado que se apoya en que las copias digitales son idénticas e igualmente funcionales.

Mejoras públicas

De esta parte, surge el término Open Source, pues para Richard Stallman era vital que la comunidad publicara las mejoras al software como retroalimentación y colocando la versión más segura y estable al alcance de todos.

Una vez explicadas las características propias del software libre, es fácil entender el Open Source como un modelo colaborativo en el cual todos perfeccionan el código fuente a trabajar. Actividad que implica menores costos para cualquier organización, pero requiere de conocimientos técnicos más avanzados, al no contar con un soporte profesional.

Finalmente, quizá el mejor ejemplo y el más tangible de Open Source lo veamos en los sistemas operativos basados en Linux. Que apoyados en su gran comunidad, generan una gama increíble de opciones para cada necesidad, desde equipos de bajos recursos técnicos hasta sistemas operativos hiper seguros o especialmente diseñado para el hacking.

En el entorno más empresarial y especializado, es importante destacar la funcionalidad de sistemas operativos Linux para manejar servidores e incluso supercomputadoras, ya que. gracias a su arquitectura adaptable estos son perfectos para cubrir las necesidades puntuales de cada empresa, mismas que además generan ahorros considerables en licenciamiento y soporte por parte del fabricante.

IoT, la tecnología que conectará al mundo

Ingresa para comentar