Conoce la diferencia entre producto y servicio

Dejar un comentario

¿Sabes cuál es la diferencia entre producto y servicio? Aunque los dos conceptos sean distintos, poseen puntos en común y, muchas veces, el segundo puede ser encontrado dentro del primero. Por ejemplo, al comprar un auto el consumidor obtiene un producto, pero más allá de los componentes básicos, adquiere también servicios.

Para comprender mejor la diferencia entre producto y servicio, vale la pena pensar desde el punto de vista del consumidor. Cuando el cliente pregunta “¿qué hace esto por mí?”, se trata de un cuestionamiento referente a los productos ofrecidos. Y cuando la pregunta es  “¿qué puede hacer usted por mí?”, se refiere a la prestación de servicios. Entérate más sobre las semejanzas y diferencias entre los conceptos enseguida.

diferencia entre producto y servicio
Intangibilidad e inseparabilidad son algunas de las características que definen la prestación de servicios. Foto: iStock, Getty Images

Entiende la diferencia entre producto y servicio

La principal diferencia entre producto y servicio es la intangibilidad. Cuando se trata de la venta de un producto, consigues cuantificar, pues estamos hablando de algo físico. Pero ¿cómo medir la prestación de un servicio? En un artículo publicado en Marketing91, el especialista en marketing,  Hitesh Bhasin, explica que el tiempo y el esfuerzo utilizados para prestar el mejor servicio posible son intangibles, lo que explica esta diferencia.

El autor ejemplifica, que al comprar un servicio, diferente a lo que acontece al comprar un producto, la propiedad  no es transferida al cliente final. Cuando tú compras un auto, pasa a ser tuyo. Por otro lado, al contratar un servicio de viaje a través de una compañía aérea, posees sólo el pasaje, y no la compañía aérea. Es un ejemplo muy simple, pero que ayuda a ilustrar lo que acontece en cada situación.

Lo perecedero  también forma parte de esta diferencia. Los productos pueden ser almacenados, ocupando espacio en stocks y con una necesidad constante de rotar, agotándose y perdiendo plazos de vigencia. En el servicio esto no acontece, pues el valor es generado simultáneamente a la prestación y al consumo.

Este ítem tiene semejanza a otro punto de diferenciación entre ambos: la inseparabilidad. Mientras los productos son producidos, entregados y consumidos en diferentes etapas, el servicio sucede con la presencia del cliente en el acto de atenderlo. Esto aumenta aún más los desafíos de la marca en promover la satisfacción inmediata al cliente, fundamental para una buena evaluación de la prestación del servicio.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.


Solicitar Asesoría

//

Ingresa para comentar