Jump Chile, el concurso del emprendimiento universitario

Dejar un comentario

Jump Chile es un concurso anual de emprendedorismo para el público universitario. Fue creado en 2012 para académicos chilenos y a partir de 2015 permite la participación de estudiantes de toda América Latina.

Te presentamos en este artículo detalles sobre este concurso que, en la edición de 2015, distribuyó más de USD 50.000 entre los 11 vencedores, convirtiéndose así en un evento destacado para el escenario emprendedor latinoamericano.

Cómo funciona Jump Chile

El evento es organizado por la Pontificia Universidad Católica de Chile junto con EmprendeUC y SURA Chile. El objetivo es simple: fomentar la innovación y el emprendimiento entre los académicos de Chile y de América Latina con el fin de crear una comunidad de jóvenes emprendedores.

Pueden participar de la iniciativa todos los estudiantes de grado y posgrado de universidades sudamericanas, además de alumnos de centros de formación técnica e institutos profesionales.

No hay límite para la temática de los proyectos. Se permite la inscripción de ideas de negocios en todas las áreas del conocimiento, así tengan fines de lucro o no. Con ello, los organizadores aseguran la justicia de la selección, pues todos los proyectos se analizan en igualdad de condiciones.

Los participantes tienen acceso durante el programa a cursos, capacitaciones y talleres para perfeccionar sus ideas y aprender a crear el prototipo, que debe presentarse en la clausura del evento.

El gran vencedor del concurso tiene derecho a participar del International Business Model Competition, un evento internacional organizado por universidades como Stanford y Harvard.

Jump Chile
Jump Chile fomenta el emprendedorismo entre jóvenes universitarios de América Latina. Foto: iStock, Getty Images

La expansión en América Latina

Jump Chile realizó en 2014 una experiencia piloto junto con la Universidad de Antioquia, Colombia, para evaluar la participación de otros países en el proyecto. A partir de ello identificó un potencial para expandir su realización.

Con el éxito de la experiencia, el concurso pasó a aceptar en 2015 inscripciones de estudiantes de toda América Latina. El resultado fue satisfactorio, sostiene María Belén Bravo, del equipo organizador, en el blog del evento: “A fines de agosto teníamos 1.765 postulaciones y más de 3.000 estudiantes participantes, tanto de Chile, como de países como Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador, Argentina, Bolivia y Uruguay”.

Otra novedad de 2015 que se convirtió en motivo de orgullo para la organización fue el modelo de cápsula de emprendimiento e innovación. La idea fue que cualquier persona, ya sea en Colombia o Chile, pudiera aprender en los talleres de la misma forma que todos los participantes.

Ingresa para comentar