Conoce las principales alternativas de financiación para tu empresa

Dejar un comentario

Un proyecto diferente, un nuevo producto o la expansión de la empresa: conseguir inversiones para financiar una idea no suele ser una tarea sencilla para aquellos que emprenden. Además de convencer a los inversores, es necesario negociar valores y definir un plan de acción viable. Conoce las opciones disponibles y haz la mejor elección para tu necesidad.

6 alternativas para financiar tu proyecto

Desde iniciativas privadas hasta los programas públicos, hay muchas opciones para quienes tienen una buena idea, pero no disponen de recursos para ponerla en práctica. La tecnología se encarga de crear nuevas y diferentes alternativas de financiación periódicamente. Conoce las principales opciones a continuación.

1. Crédito bancario

Una de las estrategias más comunes es recurrir al banco del que eres cliente, con el fin de entender las propuestas de financiación y préstamo. Si tienes una buena relación con el gerente y dispones de prestigio con la institución financiera, es posible negociar intereses más bajos y condiciones más accesibles.

Pero no economices en la investigación: para atraer clientes, algunos bancos suelen otorgar tasas de préstamo favorables. Sin embargo, acuerdáte de analizar el contrato con atención y aclarar todas las dudas sobre los plazos, intereses y condiciones en general.

alternativas
Es fundamental investigar las mejores opciones de inversión para encontrar condiciones favorables a tu proyecto. Foto: iStock, Getty Images

2. Programas gubernamentales

La creación de programas dirigidos a los empresarios depende de la política de estado del país en cuestión. La idea es conceder incentivos fiscales, de acuerdo con un criterio específico – tamaño de la empresa y línea de actividad, por ejemplo -, para impulsar el crecimiento del país y la generación de empleos.

En general, la información puede ser obtenida directamente con los ministerios de la federación y con los bancos de desarrollo que median los procesos. Se trata de una buena alternativa para quien tiene proyectos enfocados en áreas de interés del gobierno.

3. Inversores ángel

Los inversores ángel son emprendedores de éxito con dinero para invertir en nuevos proyectos. El criterio de elección es simple: potencial lucrativo. Dirigidos principalmente a startups y empresas de tecnología, ellos son pedidos con frecuencia.

Para recibir un voto de confianza y el dinero para ejecutar la idea necesitas ir en busca de tus contactos teniendo a la mano un proyecto que demuestre lo quieres hacer con el dinero y que explique cómo conseguirás multiplicarlo.

4. Concursos de aceleradoras

Catalizadoras de buenos proyectos, las aceleradoras promueven competencias internacionales para comparar ideas, confrontar emprendedores y premiar los más destacados. Además de promover los vencedores divulgando sus nombres, marcas y proyectos, las aceleradoras invierten dinero para financiar tus ideas.

5. Financiación colectiva

El crowdfunding, una de las alternativas más recientes de financiación, consiste en una plataforma en la cual los proyectos son divulgados para ser apoyados por terceros. Es posible donar pequeñas cuantías a grandes valores, con beneficios diferentes para cada caso.

Centradas en iniciativas innovadoras, estas plataformas valoran proyectos culturales y colectivos. La mayor web de financiación colectiva del mundo es Kickstarter, cuyo valor recaudado en los proyectos ya superó US$ 1,6 mil millones.

6. Fondos de capital de riesgo

Los fondos de capital de riesgo, también conocidos como venture capital, se destinan a nuevas ideas de negocios. Las empresas buscan probar los productos y proyectos antes de concretarlos. Para conseguir esta inversión, es preciso que la empresa tenga una base sólida ya estructurada.

Definiendo criterios

El gran número de alternativas tiende a hacer difícil la elección de un modelo de financiación ideal. Por eso vale la pena definir criterios previos y analizar las opciones bajo la misma perspectiva: haz una lista de prioridades y determina lo que es esencial para la ejecución del proyecto.

Al colocar lo que es más importante en el papel, es más fácil negociar con inversores y representantes de instituciones financieras. Vale la pena investigar todas las alternativas antes de cerrar cualquier contrato. Es un proceso laborioso y tedioso, pero la dedicación puede hacer la diferencia en el resultado final.

Ingresa para comentar