Internet de las cosas: de qué se trata y cómo cambiará tu vida

Dejar un comentario

La Internet de las cosas es un concepto de tecnología que describe la conexión de los objetos cotidianos a Internet. Es un momento en que prácticamente todo está conectado a la red de una manera inteligente, no sólo las computadoras, tablets y smartphones.

En este escenario, el mundo físico se convertirá en un gran sistema de información interconectado, lo que está volviéndose realidad poco a poco.

Internet de las cosas: el mundo conectado

Un objeto que puede identificarse digitalmente se torna aún más relevante. Deja de relacionarse sólo con una persona y pasa a estar conectado con otros aparatos próximos y con una base de datos. Cuando múltiples “cosas” actúan en forma integrada, se convierte en lo que se denomina un “ambiente inteligente”.

En realidad, este escenario ya está presente en nuestras vidas. Se estima que en 2015 el número de dispositivos conectados a Internet llegue a 15 billones. Y en 2020, a 50 billones.

internet de las cosas
La definición más precisa de Internet de las Cosas se atribuye a Kevin Ashton, especialista en innovación digital. Foto: iStock, Getty Images

La Internet de las Cosas está presente en una persona con un monitor de implante de corazón, un animal de granja con un chip biológico capaz de retransmitir información, un automóvil con sensores que alertan al conductor cuando la presión del neumático está baja, etc. Es decir, cualquier objeto natural o manufacturado capaz de ser identificado por un IP que tenga la posibilidad de transferir datos a una red.

Cómo funciona la Internet de las Cosas

Cada vez más, la Internet de las Cosas deja de ser parte de un futuro cinematográfico y se presenta en la cotidianidad del presente. Los dispositivos de uso, por ejemplo, los relojes inteligentes y el Google Glass (anteojos conectados a Internet) conectan objetos de uso cotidiano con una red mundial de dispositivos.

En poco tiempo, los chips implantados en la piel, los automóviles inteligentes, las lámparas de accionamiento remoto, los aparatos de aire acondicionado controlados a distancia y las heladeras que reducen su temperatura para adecuarse a la llegada del propietario serán comunes.

Cómo surgió el término

La definición más precisa de Internet de las Cosas se atribuye a Kevin Ashton, especialista en innovación digital, quien explica el potencial de ese escenario de la siguiente forma:

“Si tuviésemos computadoras que supiesen todo lo que hay que saber sobre las cosas –utilizando información que reunieran sin ayuda de las personas- podríamos rastrear y contabilizar todo, reduciendo en mucho los desperdicios, las pérdidas y los costos. Sabríamos cuándo las cosas deben ser sustituidas o reparadas y cuando se encuentran en su plenitud o si ya pasaron de su mejor momento”, dijo Ashton en una conferencia en 1999.

En el futuro

En un escenario futuro, se estima que un automóvil podrá comunicarse con otro (sin intervención humana), y avisar sobre una frenada brusca, un accidente, o incluso para organizarse en el tránsito sin que precisemos dirigirlos.

Probablemente, también podremos utilizar ropa o accesorios corporales con sensores que alerten a los médicos ante la detección de algo fuera de lo común. De la misma forma,  nuestra heladera podría realizar un pedido en el supermercado de los productos que estuvieran por acabarse.

Startups

¿Parece ficción? Es para esa realidad que tu empresa debe prepararse. Si tienes una startup o empresa de tecnología, debes tener en cuenta ese escenario al crear nuevos productos y servicios.

Si no lo haces, te arrepentirás cuando recibas en casa un drone entregando una compra online o cuando veas a tus amigos vistiendo relojes inteligentes o cuando te des cuenta, al mirar alrededor de tu casa, que los objetos más importantes están todos conectados a la web.

¿Quieres conocer nuestros servicios para tu negocio?

Ingresa para comentar