Cómo funciona y qué define a una startup

Dejar un comentario

Famosas por el enfoque innovador y tecnológico, las empresas startup están ganando espacio entre los emprendedores. Pero describir una empresa de su magnitud puede no ser tan sencillo. ¿En qué consiste una startup y cómo funciona? Puesto que el tema es objeto de controversias, conversamos con un inversor angelical especialista en el segmento para que nos explicara los puntos más relevantes en detalle.

El concepto de startup es controversial

Quien se interesa en descubrir el significado del término generalmente se encuentra con dificultades. Hay tantas interpretaciones que se torna difícil evitar las confusiones. Algunos hacen referencia a pequeñas empresas, otros, a empresas con bajo costo de operación e incluso hay quienes utilizan el término para referirse a organizaciones con gran potencial de crecimiento.

startup
Una startup es una empresa pequeña y ágil con enfoque en las soluciones de la vida diaria. Foto: Shutterstock

Para Yuri Gitahy, fundador de Aceleradora – empresa  que apoya a empresas startup con gestión y capital semilla, el concepto es subjetivo y está relacionado con el modelo de negocios del empresario. Según él, el emprendedor que crea una empresa desde este modelo pretende establecer un negocio innovador, de rápido crecimiento y capaz de alcanzar el liderazgo del mercado en unos pocos años.

Para lograr este objetivo, el emprendedor busca problemas aún no resueltos, y se adapta a las exigencias del mercado para crear soluciones viables. “Por eso la gestión de una startup es tan diferente  a la de un negocio tradicional: puede cambiar radicalmente de dirección y con eso alcanzar millones de clientes en un tiempo diez veces menor que una empresa tradicional”, explica Gitahy.

En un intento por abarcar todos los criterios, fue creada  una definición que ha sido bien aceptada por los empresarios y especialistas: una startup está representada por un grupo de personas que trabajan en un emprendimiento con gran potencial de crecimiento, sin que ese crecimiento pueda interferir en el modelo de negocios.

Para lograrlo, el servicio proporcionado por la empresa debe ser factible de ser repetido (poder entregar el mismo producto en escala potencialmente ilimitada) y escalable (cuando los ingresos crecen más rápido que los costos). Es sencillo comprender, por estos motivos, por qué tantas empresas startup están vinculadas al segmento de la tecnología.

El ciclo de vida de una startup en 4 etapas

En general, las empresas startup tienen un ciclo de vida muy similar, que incluye cuatro etapas principales:

Concepción: se identifica la oportunidad de negocio, una necesidad mal atendida. Rápidamente  se idea una solución innovadora.

Gestación: se elabora un prototipo para evaluar la viabilidad técnica y económica de la solución. Entonces es hora de buscar apoyo y planear los recursos que serán necesarios para el desarrollo, además de definir el modelo de negocio.

Nacimiento: El momento más importante de la vida de este tipo de empresas es la comprobación de que su producto o servicio tiene demanda. El lanzamiento al mercado y los primeros contratos son la manera de medir el éxito inicial.

Crecimiento o muerte: los resultados de la fase inicial definen si la empresa tiene potencial de crecimiento, si debe poner fin a sus actividades o si todavía necesita adaptar el producto o el servicio a la demanda y al mercado.

En opinión de Gitahy, la clave del éxito está en la concepción del producto: “Una startup debe entender exactamente lo que su cliente necesita y tener la humildad e inteligencia para traducir esto en un producto que proporcione la respuesta como nadie más lo hace. Parece simple, pero no lo es, especialmente cuando se busca la innovación en mercados normalmente inexistentes”.

¿Quieres conocer nuestros servicios para tu negocio?

Ingresa para comentar