Conoce 3 prácticas positivas para la imagen institucional de la empresa

Dejar un comentario

En la gestión empresarial, la inversión en la creación de una imagen institucional puede ser decisiva para diferenciarse de la competencia. La idea de que este tipo de inversión se justifica sólo en las grandes organizaciones sigue siendo común entre los propietarios de pequeñas empresas. Pero, ¿es verdad?

El hecho es que reunir esfuerzos para generar una buena imagen en el mercado es importante para todas las empresa. Lo mejor de todo es que es posible trabajar para la reputación del negocio con una inversión baja. Por lo tanto, si eres dueño de un pequeño negocio, conoce a continuación, algunos consejos de acciones que pueden ser colocadas en práctica.

institucional
Prácticas que ayudan a crear una buena imagen institucional son fundamentales para las pequeñas empresas. Foto: iStock, Getty Images

3 prácticas para la gestión de la imagen institucional

En un artículo para la Asociación Brasileña de Comunicación Empresarial (Aberje), la consultora en reputación corporativa, Tatiana Maia Lins, afirma que la imagen de una empresa en el mercado ocurre de acuerdo con la forma con que las personas perciben diversos aspectos directamente relacionados con las operaciones del negocio.

Factores como productos y servicios, modelos de gestión, impacto del medioambiente y la sociedad y relación con operarios y proveedores entran en la lista. De acuerdo con la consultora, una pequeña parte de estas informaciones llegan a los clientes de modo directo, pues son suministradas institucionalmente. Aprende donde debes tomar cuidado:

Responsabilidad Social y Ambiental

Adoptar prácticas de responsabilidad social y ambiental es fundamental para crear una buena imagen institucional. Por eso, los dueños de pequeños negocios deben establecer rutinas de responsabilidad que contribuyan para el desarrollo económico y la relación con empleados y comunidad, sin olvidarse del medioambiente.

Para invertir en las prácticas ecológicamente correctas, por ejemplo, diversas acciones deben ser una rutina. Es necesario evitar desperdicios y no utilizar productos nocivos a la salud de los trabajadores, clientes y comunidad local. Reciclar todo lo que sea posible, destinar la basura adecuadamente y reducir residuos también contribuye para una imagen positiva.

En cuanto a la relación con los empleados, clientes y la sociedad, los empresarios también deben analizar las mejores formas de aplicar el concepto de responsabilidad social, ya que esto tiene un papel decisivo en la construcción de la imagen institucional.

Según un estudio divulgado en 2013 por la Reputation Institute, la responsabilidad social corporativa tiene  41% de aceptación en la evaluación de los consumidores en relación a la reputación de una empresa. Por eso, piensa donde más tu empresa puede contribuir para las comunidades locales además de la generación de empleo.

Relación con los empleados

Para atender mejor a los clientes y, consecuentemente, mejorar la imagen institucional, es importante invertir en la divulgación de informaciones y prácticas de concientización entre los empleados. Por eso, es necesario mantener a los empleados siempre informados sobre las novedades de la empresa y estimular el acceso a materiales de divulgación entre ellos.

También es importante concientizar a los colaboradores sobre la relación con los consumidores. Además de bien informados, ellos deben saber atender bien a los clientes y proveedores cuando surjan dudas. Ofrecer buenas condiciones de trabajo, remuneración y valorización a los empleados también mejora la imagen de la empresa en el mercado.

Otro punto importante debe ser resaltado: actitudes inadecuadas de empleados pueden traer consecuencias negativas para la imagen del negocio. Deja claro que todos ellos representan la empresa, sea en el horario de trabajo o no. Pero no te olvides: los socios también necesitan mantener una buena postura, a fin de no traer daños a la reputación del negocio.

Comunicación

Hacer una planificación estratégica de comunicación es fundamental para el mantenimiento de la imagen de los negocios. Independientemente del tamaño de la empresa, es necesario realizar técnicas de comunicación para relacionarse bien con los clientes y adquirir reconocimiento en el mercado.

Provenientes de diversas áreas de la comunicación – periodismo, publicidad y propaganda y relaciones públicas -, algunas prácticas pueden adecuarse a la realidad financiera de la empresa. El marketing, por ejemplo, a pesar de exigir una alta inversión, tiene algunas alternativas para los pequeños emprendedores.

Acciones como marketing viral (contenido a disposición con el intuito de ser ampliamente compartido) y storytelling (textos o recursos audiovisuales que cuentan una historia), pueden ser divulgados en la red como una práctica de comunicación.

Además, con Internet es posible crear webs y perfiles en redes sociales y, así, comprometer a los clientes y divulgar novedades de productos o servicios de la empresa. Los emprendedores pueden utilizar las potencialidades de la web para mantener un diálogo con el público.

Cuidar por la reputación merece la pena

¿Te gustaron nuestros consejos? Si aún tienes dudas si vale la pena o no invertir en acciones para agregar valor institucional a la empresa, piensa en cómo un consumidor se comporta, hoy, al escoger un producto.

Como hay cada vez más opciones e informaciones a disposición, hay una buena probabilidad que él investigue sobre tu marca en Internet – y el material que encuentre será muy importante al tomar una decisión.

Si este artículo fue útil para ti, comparte con tus amigos, compañeros y seguidores. Si tienes alguna duda o sugerencia, deja tu comentario y colabora con el cambio de ideas.

Ingresa para comentar