Arme un pitch perfecto con 6 diapositivas

Dejar un comentario

En ocasiones, tener un buen plan en la mente y la capacidad para ejecutarla no es suficiente para llevar una startup al éxito. Sin el capital necesario, no es posible llevar el proyecto al papel. Saber preparar un buen pitch, en esos casos puede resultar decisivo para convencer a un inversor de que te otorgue ese empujón inicial.

El pitch es una breve presentación que tiene por objetivo mostrar una idea de negocio para un posible inversor, y despertar el interés. Difícilmente la presentación del producto durará más de cinco minutos – es decir, no hay muchos cartuchos para quemar.

Adapta el pitch al oyente

La presentación puede ser una simple y oportuna conversación en un ascensor o una exposición pública. La recomendación es que tengas en la manga un discurso rápido, resumido y objetivo, para cuando surja la posibilidad de una charla de pasillo con un inversor, pero también la tienes que tener preparada la presentación en diapositivas para una eventual reunión.

pitch
Una buena presentación ayuda a convencer el investidor. Foto: iStock, Getty Images

La efectividad de tu explicación será mayor cuanto más conoces a tu público. “Para oyentes que tienen poco conocimiento, procure hacer un pitch más básico; para aquellos que cuentan con cierto know-how en tu segmento, presenta un pitch más elaborado”, recomienda Carlos Spina, fundador de la Red Anjos de Brasil, en el libro Consejos y Secretos para Emprendedores.

¿Quieres saber cómo preparar la presentación perfecta para no dejar pasar la oportunidad cuando  aparezca? A continuación te mostramos qué debe consignar en cada diapositiva de un pitch.

Cómo armar un pitch perfecto

Diapositiva 1: contar una buena historia

Una excelente manera de despertar el interés inmediato es contando una buena historia. Si tu idea es la de una aplicación que resuelve dificultades cotidianas comunes, habla sobre eso. Relata un hecho del que hayad sido protagonista que retrate bien esa situación.

Diapositiva 2: producto

Después de contar la historia con el problema, presenta la solución. Ese es el momento de hablar sobre tu producto y de cómo éste facilita la vida o resuelve el problema explicado previamente. No abunde demasiado en detalles – resuma cuanto puedas cómo funciona tu creación.

Diapositiva 3: mercado

Aquí necesitas convencer al inversor de que tu producto tiene mercado. Prueba que es un servicio innovador, habla de tu público-objetivo y de la competencia – para eso, necesitas tener una minuciosa investigación previa.

Diapositiva 4: modelo de negocio

Por mejor que sea tu idea, nadie va a invertir en ella si no ve una buena perspectiva de lucro hacia el futuro. No esperes que el inversor piense en eso por ti – ofrece la solución. Detalla cómo pretendes comercializar el producto.

Diapositiva 5: equipo

Después de las cuatro primeras diapositivas, ya convenció al inversor de que tu negocio tiene potencial. Ahora llegó el momento de convencerlo de que todos en la empresa son  personas adecuadas para hacerlo realidad. Aquí, las características profesionales y de personalidad son más importantes que las experiencias pasadas.

Diapositiva 6: pedido

Por último, expresa lo que deseas. Expone cuánto necesitas para desarrollar el proyecto y detalle cómo dispondrá de ese dinero, qué tiempo te demandará y cuál es el retorno esperado.

Ingresa para comentar