¿Por qué separar las finanzas corporativas de las personales?

Dejar un comentario

Muchas personas comienzan a emprender y mantienen su empleo simultáneamente. La idea es esperar hasta que el negocio sea autosostenible para dedicarle todo el tiempo. Cuando se trata de las finanzas corporativas, lo ideal es separarlas de tus finanzas personales desde el comienzo. A continuación entiende por qué.

Impuestos, impuestos, impuestos

La razón principal para separar tus finanzas corporativas de las personales es el pago de impuestos. Hacer declaraciones de renta separadas ayudará en el papeleo que se debe entregar a las autoridades tributarias y a evitar problemas legales.

Además, las finanzas corporativas y las personales siguen reglas diferentes de aranceles; incluso, podrías pagar más impuestos si no haces esa diferencia.

finanzas corporativas
Separar las finanzas corporativas y las personales es esencial para administrar un negocio profesionalmente desde su creación. Foto: iStock, Getty Images

Identificación de gastos y beneficios del negocio

Si mantienes las finanzas corporativas mezcladas con tu cuenta personal, tendrás grandes dificultades al cerrar las cuentas del mes. Obviamente algunos gastos se identificarán fácilmente, pero eso será más difícil cuando compres productos de una misma fuente. Por ejemplo, al comprar comida del supermercado para un evento relacionado con el trabajo.

Si necesitas contratar un contador, ciertamente te agradecerá tener las cuentas separadas.

Credibilidad y profesionalismo

La imagen lo es todo.  Por ejemplo, al pagar una cuenta con un cheque, tener el nombre de tu negocio impreso transmitirá una imagen más profesional a las personas con las que estás negociando. Lo mismo sucede cuando recibes un pago. Sin separar las cuentas, tus clientes siempre tendrán que endosar cheques y transferencias bancarias a tu cuenta personal.

Aunque el emprendimiento no tenga tu dedicación total, tampoco debe tratarse como un hobby.

Solamente al conocer exactamente cuánto dinero entra y sale mensualmente de tu negocio podrás administrarlo de forma profesional y conseguirás trazar una planificación futura, como metas de facturación.

Cómo separar las finanzas corporativas y las personales

La forma más fácil de hacer esto es abrir cuentas separadas para tratar cada asunto. Algunas personas prefieren escoger distintos bancos para evitar cualquier tipo de confusión.

Sin embargo, tener dos cuentas separadas no es suficiente. Es esencial que cada operación (ya sea un retiro, pago o depósito) sea hecha en la cuenta correcta. De esta manera, conseguirás hacer los registros necesarios para deducciones de impuestos y obtener préstamos de acuerdo con cada realidad financiera.

Otro punto importante es definir exactamente cuánto será el retiro de dinero de la empresa mensualmente. Lo ideal es establecer un monto que garantice una reserva y un capital de trabajo para que tu negocio prospere sin temor.

Además, es esencial que las cuentas no sean mezcladas en ningún momento. Evita tomar dinero prestado de las finanzas corporativas para tu cuenta personal. Si no restituyes el valor, no podrás justificar dónde está el dinero y podrás enfrentar problemas legales.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.

Visita también:

Ingresa para comentar