4 gastos de una empresa que deben ser asumidos por los clientes

Dejar un comentario

Al gestionar una pequeña empresa, es común que el administrador subestime los costos de producción, evitando que algunos gastos los asuma el consumidor para mantener la competitividad y no perder clientes. Pero esta postura puede frenar el crecimiento del negocio y reducir su rentabilidad. Conoce cuatro gastos de una empresa que deben ser considerados en el precio de los productos y servicios.

4 gastos de una empresa que acostumbran a ser subestimados

En el cálculo del precio final de un producto o servicio, necesitas tener en cuenta diversos factores, como la ganancia esperada, el conocimiento agregado y, principalmente, los costos relacionados.

Todo lo que consume tiempo debe colocarse en el precio, y todos los gastos deben traspasarse a los clientes. De lo contrario, estas sacando dinero de tu propio bolsillo para entregar un producto a otra persona.

Hay diferentes maneras de calcular los valores y cobrar por estos. Por ejemplo, la constructora que proyecta una casa, necesita tener en cuenta el precio de cada uno de los materiales utilizados, el costo de la mano de obra, los gastos en logística, locomoción y almacenamiento, además del margen de beneficio que espera obtener.

A continuación hicimos una lista con algunos gastos que acostumbran a subestimar u olvidar los empresarios, pero que merecen atención y necesitan traspasarse, en alguna medida, a los clientes:

gastos de una empresa
La negligencia en los gastos de la empresa para retener clientes puede perjudicar la salud financiera del negocio. Foto: iStock, Getty Images

1. Presupuesto

En el rubro empresarial, es común realizar presupuestos gratis, con la intención de atraer clientes. Pero el tiempo que se invierte en el análisis, en la investigación de precios y en las frecuentes conexiones debe colocarse después que se firma el contrato. Valora tu tiempo.

2. Viaje y transporte

Si necesitas desplazarte para atender a un cliente, es justo que él pague por este gasto. Eximirlo del cobro puede ser tentador para motivar la venta, pero esta práctica tal vez acabe minando tus ganancias. Presta atención a los costos para no salir perdiendo.

3. Investigaciones y levantamientos

Algunos servicios son más simples de ejecutar, otros demandan tiempo para investigar opciones y considerar las mejores alternativas. Establece maneras de medir el tiempo que inviertes en investigaciones y levantamientos y crea documentos para oficializar este proceso.

4. Insumos

Ten en cuenta los costos del papel y de la tinta necesarios para imprimir un informe con varias páginas, por ejemplo. Los pequeños insumos hacen la diferencia cuando se analizan en una perspectiva mensual.

La transparencia facilita las negociaciones

Al analizar todos estos gastos tal vez el precio final del producto sea superior al que tiene la competencia, o por encima de lo que espera el cliente. Es importante explicarle al consumidor que el valor es legítimo, demostrando el origen de los costos.

Cuando el cliente entiende los gravámenes asociados a aquello que pretende comprar, aumenta la oportunidad de que se pague el valor estipulado. Por otro lado, si el consumidor presume que la tasa de ganancia es muy alta y que el monto cobrado es injusto, es probable que desista de la compra.

Por lo tanto, es tu tarea ser transparente e informar los detalles sobre el valor que cobras, principalmente cuando se trata de un servicio presupuestado previamente. De esta manera, ganas un argumento al negociar y simplificas la tarea de convencer al cliente.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.

Ingresa para comentar