El valor de una empresa: ¿cuánto vale la suya?

Dejar un comentario

Después de dejar el temor de lado, de buscar capacitación y de finalmente abrir una empresa, ve prosperar su negocio. Entonces es el momento de efectuar inversiones y procurar apoyo financiero para expandirlo. A esta hora, saber cómo realizar una valuación de la empresa es fundamental para no salir perjudicado. Conozca cómo funciona el proceso y aprenda a negociar.

La valuación de la empresa amplía la comprensión

Conocer el valor de una empresa en forma detallada y cuantificada puede acarrear una serie de beneficios para la conducción del negocio. En primer lugar, es posible corregir trayectos, explorar los puntos débiles de la organización y trabajar para perfeccionar todo el proceso. En ese sentido, la valuación de la empresa funciona como un diagnóstico sobre qué va bien y qué debe mejorarse.

valor-de-una-empresa
La valuación de la empresa funciona como un diagnóstico sobre qué va bien y qué debe mejorarse. Foto: Shutterstock

En segundo lugar, es más sencillo negociar una relación de sociedad cuando se conoce, en la práctica, el valor de una empresa. El espacio para conjeturas se reduce, y la negociación se torna menos especulativa y más concreta. Con eso disminuyen las posibilidades de error, de ser engañado o de firmar un acuerdo desfavorable.

Por último, es posible adecuar las estrategias y adaptar la planificación del negocio para el futuro. Mantener un registro histórico del valor de una empresa contribuye a percibir – y a medir-  el desempeño de la organización a lo largo del tiempo.

Criterios para la valuación

Valuación es el nombre técnico que utilizan los inversores para referirse a la evaluación de empresas y su valor de mercado. Ante todo, es preciso comprender que se trata de un concepto subjetivo, que aunque sea analizado de forma cuantitativa – un determinado valor es atribuido – depende mucho de la percepción de mercado del valuador.

De este modo, analizar una empresa desde el punto de vista financiero exige conocimiento profundo del mercado y del segmento en que la organización actúa, además de fundamento técnico y noción estratégica. “En el proceso de valuación de una empresa, se toman en consideración factores macroeconómicos, de análisis estratégico y de mercado, legales y de organización del trabajo, además de elementos contables y financieros para la elaboración del flujo de caja descontado”, explica Daniel Oliveira, de Master Minds, empresa de soluciones financieras. Como no existe una única manera de calcular, los resultados pueden variar.

Debido a esto, vale la pena tomarse el tiempo para analizar con cuidado las posibles ofertas para su negocio, porque podría resultar engañado: recuerde que quien confiere el valor real al producto o a la empresa es el mercado.

Cómo calcular el valor de una empresa

Como la valuación implica criterios subjetivos, existen varias maneras de medir el valor de una empresa. Para simplificar el proceso, elaboramos una lista de razonamientos aceptados entre los empresarios e inversores: aquella que trae al valor actual los resultados de flujo de caja futuros.

Una valuación consiste en tres pasos:

  1. Estimar el flujo de caja

El gasto es reemplazado por la recaudación. El cálculo incluye una estimación para los próximos cinco años de la empresa. La idea, en este caso, es descubrir el potencial de crecimiento futuro. “Para realizar una proyección de negocio a cinco años o más, se debe tener un excelente entendimiento de factores macroeconómicos, de mercado y de estrategia que permita crear premisas compatibles con la realidad observada”, comenta Daniel Oliveira.

  1. Definir la tasa de descuento

Se calcula el riesgo de la empresa de acuerdo con otras opciones de inversión, como la bolsa de valores y la renta fija. Aquí pueden tenerse en cuenta la cartera de clientes, la red de distribución y la calidad de la gestión.

  1. Traer los resultados al presente

Los valores se suman según el momento actual. Así mismo, es posible obtener, finalmente, una valuación de la empresa considerando la proyección a futuro –que incluye el potencial de crecimiento y los riesgos.

Como puede observarse, no es un cálculo simple de realizar. Recurrir a un especialista para medir el verdadero valor de una empresa puede ser útil, en especial cuando el futuro parece incierto o cuando hay perspectivas de buscar nuevos inversores.

Ingresa para comentar