Sostenibilidad financiera: entiende qué es activo y pasivo en tu empresa

Dejar un comentario

En la condición de pequeño empresario, tal vez no estés acostumbrado a algunos conceptos específicos de la contabilidad. Aunque contrates una empresa especializada para manejar la burocracia financiera, es preciso estar atento a las categorías de inversión para no cometer errores estratégicos. En este artículo, entenderás qué es activo y pasivo. Continúa con la lectura y observa cómo acertar en las decisiones.

Entendiendo qué es activo y pasivo

Para explicar lo que es activo y pasivo, es posible recurrir al concepto expuesto por el escritor y emprendedor Robert Kiyosaki en el libro Padre Rico, Padre Pobre (Rich Dad Poor Dad). A pesar de ser considerada una obra de autoayuda, enfocada en estimular la independencia financiera de los lectores, el libro alcanzó éxito mundial por la simplicidad de los argumentos y la narrativa lúdica.

De acuerdo con Kiyosaki, hay una diferencia básica entre el concepto de activo y pasivo: mientras el activo es un bien adquirido que genera ingreso financiero para el comprador, sin que haya necesidad de trabajar para ello, el pasivo es un bien adquirido que genera gastos. ‘Un activo es algo que pone dinero en mi bolsillo. Un pasivo es algo que quita dinero de mi bolsillo’, simplifica el autor.

activo y pasivo
Ignorar las diferentes categorías de inversiones puede traer perjuicios a tu empresa. Foto: iStock, Getty Images

Activo

De esta manera, un activo puede ser considerado una inversión que contribuirá para aumentar tu poder adquisitivo. Los mejores activos son aquellos que generan la mayor cantidad de dinero con el menor esfuerzo posible.

Hay activos que rinden ganancias solamente una vez (generalmente en el acto de venta tras la valorización) y hay otros que generan ganancias periódicas (como el alquiler de un inmueble). Entre los ejemplos de inversiones que son activos, es posible citar:

– Títulos financieros

– Acciones

– Inmuebles para especulación inmobiliaria (valorización del patrimonio) o alquiler

– Mercancías

– Derechos de autor

– Patentes

– Investigación científica o tecnológica

Pasivo

Por su parte, el pasivo es una inversión que contribuye a disminuir el poder adquisitivo del inversor. Los peores pasivos son aquellos que generan el mayor gasto con el menor valor invertido.

En general, es posible categorizar el pasivo como un conjunto de obligaciones, financieras o no, de tu empresa con otras instituciones. Algunos pasivos comunes son:

– Obligaciones financieras

Cuentas a pagar

– Impuestos

– Hipoteca

– Alquiler

– Carro para desplazamiento propio

– Casa para vivir

Nótese, por lo tanto, que un carro puede ser un pasivo, cuando lo adquieres para desplazamiento propio y tienes que pagar los gastos (combustible, parqueadero, impuestos, mantenimiento), o un activo, cuando el auto es para fines comerciales y genera ingreso financiero.

Aumentar activos y disminuir pasivos es un desafío

Frente a estos conceptos, queda fácil entender por qué, para Kiyosaki, el secreto del éxito y de la independencia financiera está en adquirir más activos que pasivos.

Cuando este desafío es superado, el inversor consigue pagar sus gastos mensuales sólo con el dinero proveniente de los activos. En otras palabras, hace el dinero trabajar y deja de trabajar por el dinero.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre el asunto, no dejes de comentar a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.

Te interesará

Control de costos: cómo reducir los gastos de tu empresa

La caja registradora es cosa del pasado: conoce los softwares de gestión

Reducción de costos en TIC: ¿cómo lograrlo?

Conoce cinco softwares de automatización del sistema contable

Características que te ayudarán a ser un buen líder

Ingresa para comentar