Los 6 errores más comunes al enviar un e-mail corporativo

Dejar un comentario

Durante un día atribulado en el trabajo, es común que los profesionales envíen al menos un e-mail corporativo de prisa, sin prestar mucha atención al lenguaje utilizado. Sin embargo, se recomienda poner más atención a este tipo de comunicación, pues la reputación del remitente se construye con cada mensaje remitido.

Cuando un profesional envía un e-mail corporativo disperso, desorganizado y lleno de errores gramaticales, esa es la imagen que otras personas tienen de él, esto es totalmente perjudicial en el mundo de los negocios. Por lo tanto, algunos cuidados valen oro en este momento.

E-mail corporativo: seis errores comunes

Prestar atención a algunos detalles es esencial para generar una reputación positiva entre otros profesionales y no incurrir en equivocaciones. Por eso, conoce seis errores principales que se cometen al enviar correos corporativos. También tenemos varios consejos útiles.

e-mail corporativo
Los errores en un e-mail corporativo pueden dañar la imagen del profesional. Foto: iStock, Getty Images

Errores ortográficos

Justamente por falta de tiempo y acumular tareas, las personas se olvidan de releer los textos antes de enviarlos. Muchas veces, eso es sinónimo de errores ortográficos esdrújulos, que comprometen la imagen del profesional, que pueden ser vistos como ignorancia o descuido.

Tú no quieres tener esta reputación como profesional, ¿verdad? Por eso, ten en cuenta que releer el texto es fundamental. Además, si es posible, utiliza un corrector ortográfico automático pues a veces los errores pueden pasar desapercibidos.

Informalidad

Al enviar un e-mail corporativo para clientes y gestores, la informalidad puede ser prejudicial. Es preferible dar prioridad al tono impersonal y cortés, evitando palabras como ‘besos’ y ‘abrazos’ y eludiendo palabras abreviadas. Acuérdate: la formalidad es el mejor camino.

E-mails muy largos

Se deben evitar los textos muy largos, que pueden confundir y desanimar a la persona que recibe el e-mail. Por eso, sé lo más claro, conciso y objetivo posible y explica al inicio el objetivo principal del mensaje.

En caso de asuntos que deben ser negociados o explicados, prefiere el teléfono o habla personalmente. Después formaliza por e-mail lo que fue discutido.

Copiar personas sin necesidad

Antes de dar clic en ‘enviar’, analiza si el e-mail está dirigido a las personas que tienen relación con el asunto. Llenar el buzón de mensajes de profesionales que no tienen nada a ver con el tema es innecesario y genera molestias incluso para el remitente que recibirá muchas respuestas de vuelta.

E-mail corporativo para uso personal

Utilizar el e-mail corporativo para asuntos que no se relacionan con el trabajo es hacer un uso inadecuado de la herramienta. Por lo tanto, para comunicarse con familiares y amigos o tratar temas particulares, utiliza tu cuenta personal.

Inclusive, las redes corporativas pueden ser controladas: un motivo más para utilizar cada e-mail con un sólo fin y preservar tu imagen.

E-mails innecesarios

Enviar mensajes que no contienen asuntos relevantes es un error y da como resultado un tiempo mal administrado. Por eso, envía e-mails corporativos sólo cuando sea necesario, evitando una comunicación excesiva que puede incomodar la productividad en el trabajo.

Pon en práctica los consejos

Con estos consejos, puedes mejorar la comunicación con otros profesionales y crear una reputación positiva ante los compañeros. Por eso, no olvides: siempre revisa el e-mail antes de enviarlo, envía mensajes sólo cuando sea necesario y evita la informalidad para tratar los negocios.

¿Te gustó el tema de este texto? Si los consejos fueron útiles, comparte el artículo en las redes sociales e invita a  tus amigos, compañeros y seguidores a discutirlo. Si tienes dudas, deja tu comentario.

Ingresa para comentar