En qué consiste el marketing sostenible y cómo utilizarlo en tu negocio

Dejar un comentario

Se denomina marketing sostenible a la adopción de prácticas sustentables de negocios para crear mejores negocios, mejores relaciones y un mundo mejor. Esas acciones giran en torno a la triple R de la sustentabilidad: reducir, reutilizar y reciclar. Todo en pro de un mundo mejor y más verde –y también, de preferencia, con mayor retorno financiero.

Implementado de forma efectiva, el marketing sostenible es un concepto que puede mejorar tus relaciones con los clientes, la imagen de tu empresa en el mercado y alcanzar una audiencia más específica sin dejar el crecimiento de lado.

Cómo adoptar un marketing sostenible

Un marketing sostenible debe actuar directamente sobre la producción y elaboración del producto. Al tomar acciones en esa dirección, es necesario tener en mente la protección ambiental, la seguridad de los empleados y la responsabilidad social. El proceso de fabricación debe ser eficiente, con reutilización de residuos o control de la polución y con una visión orientada hacia el reciclaje.

Sin embargo, un cambio de prácticas implica desafíos. Uno de ellos es la cuestión financiera. Adoptar prácticas verdes tiene un alto costo de implementación. También es preciso enfrentar el escepticismo de los clientes, que pueden ver esa “guiñada sustentable” como una táctica para aumentar las ventas, y no como un cambio real de comportamiento.

sostenible
El marketing sostenible es una preocupación reciente y debe ser tenido en cuenta por quien comienza un nuevo negocio. Foto: iStock, Getty Images

Cinco factores de marketing sostenible

De acuerdo con la agencia australiana Sustainable Marketing, para adoptar acciones de marketing sostenible, es preciso tener en cuenta cinco factores:

1. Incluir prácticas sustentables en tu estrategia de negocios. Para eso debes establecer objetivos mensurables; enumera las actividades necesarias para alcanzar esos objetivos; conviértete en una persona importante dentro de la empresa responsable de ellas.

Ejemplos de prácticas sustentables incluyen: optimizar la performance del negocio; crear relaciones fuertes con los clientes, otros negocios, los empleados y la comunidad; equilibrar el presupuesto para garantizar sustentabilidad fiscal; ayudar a tu comunidad empresarial a prosperar; reducir la huella de carbono.

2. Realizar actividades de marketing que creen crecimiento sostenible. Los negocios tienen recursos financieros limitados, humanos y de capital, entonces el consejo es enfocarlos en las actividades de marketing más efectivas para tu negocio. Colabora con los consumidores para desarrollar productos más específicos y llevarlos al mercado más rápido.

3. Promueve el apoyo de negocios sustentables y sus productos para ayudarlos a crecer.

4. Como dueño de una empresa, puedes tener un impacto mayor al influir sobre tu equipo y sobre otros negocios para que tengan una práctica de negocios sustentable. Ayuda a otros a entender la diferencia que pueden hacer en la lucha por un mundo más sustentable.

5. Minimizar el uso de recursos en tus operaciones diarias, especialmente reduciendo el consumo de gases de efecto invernadero. Imprime tus documentos con tintas ecológicamente amigables y en papel reciclado; cambia el correo por comunicación online; crea catálogos online en lugar de utilizar papel; utiliza comunicación virtual como Skype, videoconferencia y Hangouts, etc.

Preocupación por la sustentabilidad

El impacto del ser humano sobre el medio ambiente es una preocupación relativamente reciente de las empresas. En los últimos años, al agravarse las proyecciones y estimaciones sobre el calentamiento global, se hizo más presente, tanto en las ruedas de conversación como en Internet.

Así, la adaptación a esa realidad se hace necesaria porque el cliente hoy toma en consideración ese factor al escoger productos y optar por marcas. Por eso, aunque tu empresa esté todavía en la infancia, es bueno tener la sustentabilidad en consideración desde el inicio.

Ingresa para comentar