Establecer metas hace más productivos a los equipos

Dejar un comentario

“Si no sabes a dónde quieres ir, da igual el camino que tomes”, dice el Gato de Cheshire en el cuento “Alicia en el País de las Maravillas”. A pesar de su origen en la literatura, la sentencia tiene sentido en el mundo de los negocios y sirve para explicar por qué es importante establecer metas.

Definidas con el equipo de trabajo, las metas ayudan a proyectar el futuro y definir lo que se puede esperar de un emprendimiento. Los consejos siguientes son de Marcus Marques, director ejecutivo del Instituto Brasileño de Coaching (IBC).

Por qué es importante establecer metas

Si los sueños motivan a cualquier persona a buscar una vida mejor, en el plano profesional son las metas las que generan un compromiso. Aún los objetivos personales, como crecer en la carrera, se reflejan en todo y ayudan a desarrollar a una empresa.

Establecer metas
Establecer metas hace más productivos a los equipos
Establecer metas ayuda a tu empresa a crecer estructurada. Foto: iStock, Getty Images

Vale recordar, destaca Marques, que en la actual gestión de negocios ya no rige el viejo modelo según el cual el jefe definía los objetivos y los colaboradores sólo obedecían. Sin negociación y diálogo, hoy el compromiso tiende a ser menor.

“Cuando los propios empleados contribuyen para la definición de los objetivos, se sienten responsables y tienen una actitud como dueños del negocio, generando más valor para la empresa”, entiende el director ejecutivo de IBC.

Establecer metas con inteligencia

El mayor problema al establecer metas es que las empresas no siempre saben exactamente cómo controlar el proceso y lograr la eficiencia en el resultado. Para Marques, el secreto es seguir la técnica SMART (sigla en inglés que al mismo tiempo significa ‘experto’), que busca la inteligencia en las elecciones:

  • Specific (específico): al definir los objetivos, piensa que deben ser detallados, comprensibles y adecuados con cada cargo para que sean cumplidos.
  • Mensurable (medible): parte del principio de que aquello que no se puede medir tampoco se puede administrar. Es decir, analiza si tu meta puede evaluarse en términos de resultados.
  • Attainable (alcanzable): toda empresa quiere crecer, pero no sirve de nada definir metas inalcanzables. Si una meta no es factible, no generará entusiasmo ni compromiso, sino lo contrario.
  • Relevant (relevante): por otro lado, no sirve tampoco definir una meta sólo porque puede ser alcanzada. Piensa en el objetivo que agrega valor y que pueda generar resultados efectivos.

Time bound (tiempo límite): acuérdate que todo necesita de un tiempo para ser alcanzado. Por eso, al definir una meta, especialmente las que exigen esfuerzos mayores, es importante también discutir el plazo ideal para alcanzarla.

Visita también

Ingresa para comentar