Los errores más comunes de quien está iniciando un negocio

Dejar un comentario

Abrir una empresa es un ejercicio constante de aprender de los errores cometidos en el pasado o por otros e intentar no traerlos al presente. Conoce los principales errores en los que incurren los emprendedores al iniciar un negocio.

5 errores comunes en los negocios nuevos

1) Falta de planificación

El consultor Reinaldo Messías afirma que uno de los errores más comunes es la falta de planificación. Él cita el ejemplo de un empresario que desea abrir una tienda de mascotas después de observar que otras personas ganan dinero en ese rubro. ¿“Alguna vez trabajó en una tienda de mascotas? ¿Conoce alguien que lo haya hecho? ¿Conoce la operación? No. ¿Y qué es lo que haces? Abrir una tienda de mascotas”, protesta Messías.

El consultor explica que es necesario prestar atención a una serie de características para crear una estrategia de negocios que disminuya las posibilidades de fracasar. “¿Me encuentro en el lugar adecuado? ¿Estoy vendiendo los productos que se consumen en esa región? ¿Estoy dentro de un radio de actuación interesante? ¿Ofrezco delivery?”, orienta.

2) Efecto manada

Otro de los errores comunes es intentar ir detrás de lo que está de moda y repetir el éxito sin tener conocimiento en el ramo. Vera Rita de Mello Ferreira, Doctora en Psicología Económica de la PUC-SP, cita el ejemplo de las heladerías. “La primera que abrió probablemente funcionó bien. Ya la número 59, no da para más. Sólo funciona si se tiene una diferencia muy grande”, dice.

3) Comenzar sin capital es un error

La falta de una reserva financiera para capitalizar la empresa en el inicio es también un problema. Muchos empresarios creen que van a pagar los gastos con la facturación del primer mes. “Mentira, el primer mes es aquel en que el negocio se presenta al mercado”, dice Messías. “Ese período exige un capital ahorrado en alguna cuenta personal”.

4) Fricciones con los socios

El error que se comete en relación con la formación de sociedades también puede comprometer el futuro de la empresa. “Yo quiero abrir un negocio. Como no tengo dinero, voy a invitar a un amigo a participar. Entro en competencia con él por el dinero. Cuando él percibe que la empresa no está dando resultado, comienzan las primeras fricciones”, afirma Messías. “El socio no es un banco, es alguien que comparte las ideas de la empresa para explorar una situación de mercado”.

5) Optimismo exagerado

Ferreira advierte sobre el problema del optimismo exagerado. “En muchas ocasiones la persona se entusiasma un tiempo con abrir un negocio, piensa que tiene una idea brillante, pone todo el dinero que tiene, pero el tema no recorre el camino imaginado”, explica. “La idea es que confíe en que todo saldrá bien, pero no entrar en una creencia desprovista de realidad”.

Apegarse a tu negocio es uno de los errores fatales

Otro de los errores comunes es el de apegarse demasiado a un mal negocio y no saber cuándo salir. Peor, la persona intenta solucionar el problema invirtiendo más dinero. “Cuanto más tiene invertido en el negocio, más apegado estará. La persona acaba cayendo en una “falacia de costos irrecuperables” y piensa: “ya puse tanto dinero aquí, que no voy a dejar ahora y perder”. Lo que termina sucediendo es que pone más dinero todavía y al fin de cuentas pierde aún más”, explica Ferreira.

Ingresa para comentar