¿Por qué las pymes deben certificarse en normas de calidad ISO 9001?

Dejar un comentario

En los últimos años, la norma ISO 9001:2008, elaborada por la Organización Internacional para la Estandarización (ISO), que especifica los requisitos para un sistema de gestión de la calidad, parece haberse puesto de moda, también, en el sector de las pequeñas y medianas empresas.

La certificación implica que un tercero proporcione garantía mediante un certificado escrito de que un producto, servicio, sistema, proceso o material se ajusta a requisitos específicos. La proporción de pymes que certifica sus productos o procesos es, todavía baja.

El 18% de las pymes industriales cuenta con certificaciones ISO y el 11% está en proceso de aplicación de las mismas. Foto: Creative Commons.
El 18% de las pymes industriales cuenta con certificaciones ISO y el 11% está en proceso de aplicación de las mismas. Foto: Creative Commons.

Por ejemplos en Argentina, el 18% de las pymes industriales cuenta con certificaciones ISO y el 11% está en proceso de aplicación de las mismas. Según el IRAM (Instituto Argentino de Normalización y Certificación), el 70% de las firmas que certifican son pymes.

¿Qué se puede certificar?

La norma ISO 9001 certifica la Gestión de calidad de una empresa. La OSHAS 18.001, certifica seguridad e higiene, y la ISO 14.001 la gestión ambiental. Hay otras normas industrias o actividades específicas, como la TS 16949 de la industria automotriz. Cada norma establece ciertos requisitos para los cuales la empresa debe prepararse con el objetivo de demostrar que puede cumplirlos.

Cuando la empresa considera que los cumple, elige un ente que lo audite y le dé el certificado correspondiente. Esta preparación suele demorar alrededor de un año, pero depende de la organización de la empresa, del tamaño y de los recursos que se dediquen a la certificación.

¿Por qué certificar?

Porque es un sello de terceros que garantiza a clientes actuales y potenciales seguridad y eficiencia en el producto o servicio que se está adquiriendo. Demuestra además un firme compromiso de la gerencia con la calidad. Esta garantía de calidad ayuda a ordenar a la empresa y abre puertas a nuevos clientes y posibilidades de exportación.

“Decidimos implementar la certificación porque nos pidieron algunos clientes y principalmente porque nos permite ser más productivos y estar más organizados” comentó Martín Rodriguez Riou, CEO de BREMETSA, una pyme argentina en la industria metlamecánica que ha implementado ISO9001.

También esperan poder certificar la norma ISO/TS 16949, que especifica los requisitos de la ISO 9001 para la industria automotriz, y captar como clientes a las terminales. Ellos a su vez también seleccionan a sus proveedores, teniendo en cuenta calidad y precio, buscando preferentemente que también estén certificados ISO o en vías de certificar para asegurar la calidad de su materia prima.

¿Qué pasa una vez que se certifica?

Luego de certificar, las empresas son auditadas y re-certifican periódicamente su sistema para asegurar que los cambios y procesos establecidos se mantienen en el tiempo. La misma norma ISO 9001 también es actualizada para adaptarse a los cambios en el contexto.

Actualmente está en vigencia la ISO 9001-2008, pero está por salir a fin de año la versión 2015. Las empresas ya certificadas tienen hasta tres años para actualizar su versión. Habrá un alineamiento común de los requerimientos entre las otras normas mencionadas para facilitar a las empresas la integración de todos sus sistemas de gestión.

Ingresa para comentar