Triz: método creativo para superar los problemas de tu empresa

Dejar un comentario

El método Triz permite que los propios colaboradores y hasta invitados externos encuentren oportunidades de mejoras en pequeñas y medianas empresas que buscan nuevas ideas para potenciar su negocio.

El método fue desarrollado por Genrich Altshuller en la década de 1940 y aún es eficaz para diversas áreas del mercado. Conoce detalles sobre Triz y cómo te puede ayudar a crecer.

Triz
Hay que considerar todas las ideas que surgen en un brainstorming. Foto: iStock, Getty Images

Cómo funciona el Triz

La sigla Triz viene del ruso y en español significa Teoría para Resolver Problemas de Inventiva. La metodología ayuda a identificar mecanismos del proceso inventivo y, a partir de ello, mejorarlos de acuerdo con el perfil de la empresa.

El propósito es desarrollar una idea a partir de un brainstorming del que debe participar un grupo heterogéneo de personas, tanto en edad como en niveles y áreas de conocimiento. El objetivo final es encontrar una solución creativa para un problema que tenga la empresa.

Según las definiciones de Altshuller, se utilizan 40 cartas para desarrollar el proceso. Estas cartas representan principios creativos y problemas que acostumbran estar conectados con la creación de un nuevo producto o servicio, por ejemplo.

Las cartas deben ayudar a que las ideas tengan una orientación más clara y, como consecuencia, a obtener resultados más efectivos a la hora de implementarlas.

La dinámica se puede realizar de diferentes formas. En una de las versiones, se muestran todas las cartas al equipo de una sola vez. En otra, cada participante recibe algunas cartas y gana un tiempo para pensar en soluciones que considera posibles

Sea cuál sea la versión, lo importante es no descartar ninguna idea inmediatamente, por más extraña que esta idea pueda parecer en un primer momento.

Cuidados al utilizar el Triz

No hay dudas de que el Triz es una técnica eficaz para resolver problemas dentro de una empresa. Pero hay que tener cuidado y no esperar todo del método, pues no hay garantías totales de que las cosas saldrán bien tras su aplicación.

Las teorías no son una fórmula mágica. Un error frecuente, apunta el especialista en gestión de la producción José Geraldo Pires, es marcar intuitivamente un camino para encontrar la solución. Sin ningún estudio o estructura, el resultado más común es un proceso confuso.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, deja un comentario y colabora con el intercambio de ideas. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores en las redes sociales.

Ingresa para comentar