Descubre el incentivo ideal para estimular a tu equipo

Dejar un comentario

La desmotivación y el desinterés del personal representan un riesgo para cualquier empresa, ya sea una gran corporación o una pequeña startup. La productividad cae, el ambiente es denso y los conflictos toman las riendas. Para evitar este escenario, es necesario garantizar un incentivo concreto que movilice al equipo y promueva el crecimiento.

Como las formas de incentivo pueden variar considerablemente, reunimos algunos consejos para que puedas elegir el que mejor que se adapta al perfil de tu empresa y al de tus empleados. También puedes crear combinaciones e intercalar diferentes técnicas, tratando de adaptar el proceso a la recepción del equipo.

Trabajadores motivados tienen mayor productividad.  Foto: iStock, Getty Images
Trabajadores motivados tienen mayor productividad. Foto: iStock, Getty Images

Eligiendo la mejor técnica de incentivo

Adoptar la técnica ideal dependerá en gran parte de tu percepción e intuición. Hay directores que defienden la idea de que el dinero es la única manera de estimular el equipo, mientras otros logran excelentes resultados sin tocar el presupuesto.

Comisión

La idea es simple: vincular el rendimiento del empleado con la remuneración.  Así, por ejemplo, el que vende más, recibe un sueldo mayor a fin de mes. En general, la comisión está estipulada en un porcentaje del valor negociado y podrás pagarla mensual o trimestralmente. Este proceso se utiliza ampliamente en comercios y entre representantes comerciales.

Reconocimiento

Una opción sencilla, pero que hace la diferencia, es darle una respuesta positiva al empleado que se está destacando. Recuerda, sin embargo, que esa devolución debe ser genuina y no puede ser banalizada.

Otra alternativa es reconocer al profesional ante toda la empresa mediante la concesión de premios pequeños o eligiendo al empleado del mes.

Capacitación

Si puedes alentar a tus mejores empleados con programas de capacitación como cursos, posgrados y maestrías, excelente. Pero, si la caja de la empresa no permite el tamaño de la inversión,  una opción inteligente es promover la diversificación entre las funciones.

Hay empresas que funcionan como verdaderas escuelas, ofreciendo al empleado la oportunidad de pasar por diferentes experiencias para realizar tareas específicas. El sistema de rotación atrae en mayoría a jóvenes ávidos de nuevos conocimientos.

Promoción

Es un modelo bien conocido: el empleado sabe que si su desempeño es satisfactorio podrá crecer en la empresa y asumir una posición de mayor responsabilidad y mejor paga.

Innovación

Mantener proyectos desafiantes e innovadores es una excelente – y generalmente económica -alternativa para retener y estimular a los empleados que buscan realización personal. Muchos desean sentir que están en evolución constante.

Ambiente

Es esencial que el equipo nutra un sentimiento constante de participación. La persona necesita sentirse querida y debe entender que su papel es importante para el funcionamiento de la organización. Todos quieren sentirse valorados.

El incentivo es condición para el crecimiento

Si no adoptas ninguna de estas maneras de incentivo verás la productividad de tu empresa disminuir, las ganancias derrumbarse y el personal marcharse. El actual mercado laboral ofrece más oportunidades que antes, y las personas – especialmente los jóvenes – han perdido el miedo al cambio de compañía.

Por lo tanto, los programas de incentivos también se aplican para retener a los empleados y no sólo para animarlos a producir más. Después de elegir tu modelo favorito, reúne al equipo y transmite las novedades con entusiasmo, prestando atención a la reacción de las personas. No dudes en adaptar el programa si los resultados no aparecen. Cabe recordar que la opinión del grupo es fundamental en este momento.

Ingresa para comentar