Holocracia: un sistema que elimina jerarquías

Dejar un comentario

¿Te imaginas una empresa en la que el propietario tiene el mismo poder de decisión sobre un tema que un joven trabajador? Puede parecer ficción, pero esa es la realidad en la llamada holocracia, un sistema de organización empresarial que ya es adoptado por grandes empresas, como la minorista online Zappos y la plataforma de comunicación Medium.

A continuación, entiende qué es y las diferencias propuestas en este modelo respecto a las prácticas tradicionales.

Qué es holocracia

Holocracia es un sistema creado por el americano Brian Robertson para gestionar negocios. En palabras de los propios creadores del sistema, holocracia es una nueva forma de administrar una empresa, a través de la remoción del poder de una estructura jerárquica, sustituida por un sistema de distribución de la autoridad.

holocracia
En la Holocracia, la autoridad se distribuye por equipos, en vez de venir de arriba hacia abajo. Foto: iStock, Getty Images

Los objetivos de la holocracia son dar más agilidad a las decisiones y preparar a la empresa para los desafíos y necesidades del mercado.

El principio que respalda este sistema es que una empresa debe ser estructurada para aprender y responder rápidamente a través de la optimización del flujo de la información, del coraje para probar, del aprendizaje en ciclos rápidos y de la organización de una red de empleados, clientes y compañeros con objetivos comunes.

Diferencias de la holocracia

En resumen, se puede decir que la holocracia es un sistema que surgió para oponerse a la estructura jerárquica de las empresas. Por eso, tu organización se opone a este modelo clásico. Conoce algunas de las principales diferencias.

Organización

Una de las principales diferencias de la organización de una empresa a través de la holocracia es la eliminación de una estructura en la que cada persona tiene un cargo fijo y la función de cada trabajador es descrita en un organigrama.

El sistema propone una estructura en la que el empleado desempeña múltiples funciones dentro de la compañía, participa de diferentes equipos a la vez y sus tareas son constantemente actualizadas para adaptarse mejor a las necesidades de su equipo.

La idea es que la empresa pueda aprovechar mejor las habilidades del trabajador, dando total libertad para que exprese su creatividad.

Autoridad

En el modelo tradicional, la autoridad pertenece siempre al jefe, mientras que en la holocracia es distribuida entre el equipo con funciones específicas y con responsabilidades por la toma de decisiones sobre el tema. Por ejemplo, si hay un equipo que se encarga del lanzamiento de un nuevo producto, la última palabra la tienen los miembros de ese equipo, no el gestor que está, teóricamente, un nivel más arriba.

Cambios estructurales

En el modelo tradicional, la estructura de una empresa raramente cambia, y las órdenes vienen siempre de arriba para abajo. En la holocracia, la organización de la empresa se  modifica constantemente y cada equipo tiene la autoridad para organizarse de la forma que mejor le convenga a sus miembros, puede ser de forma jerárquica, si les parece.

Reglas claras

Uno de los aspectos más importantes de la holocracia es que todos los colaboradores de la empresa, incluyendo el CEO, deben seguir el mismo conjunto de reglas predefinidas, y no determinaciones que lleguen por  autoridad. La idea es que la transparencia en las reglas disminuya el impacto de la política dentro de la empresa y que la toma de decisiones dependa menos de personas en posición de autoridad.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.

Visita también

Ingresa para comentar