Emprendimiento benéfico: 5 startups de carácter social

Dejar un comentario

La crítica es recurrente en el segmento de las startups, pero no deja de ser polémica: interesadas sólo en el lucro, muchas empresas estarían desperdiciando dinero en proyectos supuestamente insignificantes y de retorno social prácticamente nulo, como juegos online y monedas digitales.

En medio de esta discusión, emergen ideas que realmente transforman la vida de las personas. Pensando en eso, seleccionamos 5 ejemplos para que te inspires:

Hacer una diferencia en las vidas de las personas es también un buen negocio. Foto: iStock, Getty Images
Hacer una diferencia en las vidas de las personas es también un buen negocio. Foto: iStock, Getty Images

5 startups con compromiso social

1. Scanadu

La idea es revolucionaria. Con un único aparato, la startup asegura que conseguirá comprobar parámetros relativos a tu propia salud con la misma facilidad que chequea tus correos electrónicos. El dispositivo sería capaz de realizar varios exámenes: medición de la presión arterial, evaluación de la temperatura del cuerpo, monitoreo del ritmo cardíaco y hasta podría calcular los nutrientes del organismo por medio de un examen de orina.

Popularizar el acceso a la salud básica está entre los objetivos de la empresa, pero la ambición de Walter de Brouwer, CEO de la compañía, es mucho más que el dispositivo revolucione a la medicina de la misma forma que las empresas de tecnología lo hicieron con la información. “Google y Wikipedia son responsables de algo de extrema importancia – sacaron el conocimiento de las manos de la élite y lo compartieron con el pueblo”, compara el fundador de esta startup social.

2. Bliive 

La red social funciona como un intercambio de favores: alguien se ofrece para enseñar una habilidad y gana un crédito para aprender otra. Quien sabe tocar el violín puede enseñar a alguien interesado en ese instrumento, y después usar el beneficio para aprender a jugar al ajedrez, por ejemplo. Hay quien ofrece compañía para ir al cine, para correr o para discutir sobre política – basta usar la creatividad.

3. Colab 

El principal objetivo es conectar al pueblo con los políticos que los representan. El abordaje social, en este caso, tiene que ver con la ciudadanía y la transparencia. Fiscalizar, proponer y evaluar son los conceptos que llevan al desarrollo de la aplicación por la startup.

4. F123

La aplicación F123 permite que el usuario con deficiencias visuales navegue en Internet y consiga trabajar con documentos y correos electrónicos en cualquier computadora, por medio de un software que integra las necesidades del usuario con la máquina. Se trata de un paso más rumbo a la inclusión digital.

5. Casa Cuca

Esta startup ayuda a profesores a identificar alumnos con problemas de aprendizaje, como trastornos cognitivos y déficit de atención. Fonoaudiólogos y psicólogos también pueden usar esta herramienta que además ofrece entrenamiento para capacitar a los profesionales en la activación de las habilidades de esos alumnos.

La desigualdad social motiva a los billonarios

Quien está comenzando en el rubro negocios tiene ejemplos filantrópicos de sobra entre los dueños de las mayores fortunas del mundo. Donar dinero es una manera bastante eficaz de demostrar interés por el futuro de la humanidad: en un análisis simplificado, significa abrir la mano individual en pro de lo colectivo.

Los mayores exponentes de esa cultura benevolente son Warren Buffet y Bill Gates, cuya amistad es conocida y cuyas fortunas están entre las cuatro más voluminosas del planeta. En 2014, Buffet batió el récord de filantropía al donar 2,8 billones de dólares a la Fundación Gates, administrada por Bill Gates y su esposa Melinda, que lucha por la disminución de la pobreza y solventa investigaciones en el área de la salud y la tecnología.

Juntos buscan convencer a otros multimillonarios de que sigan el ejemplo y destinen parte de su patrimonio a causas humanísticas. Buffet, por ejemplo, se comprometió a donar el 99% de su patrimonio. En 2010, la dupla creó The Giving Pledge, una campaña para estimular a familias ricas a donar la mitad de su fortuna. La lista de adeptos a la causa ya incluye nombres como Mark Zuckerberg y Sergey Brin, fundadores de facebook y de Google, respectivamente, además de Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York.

Con gente de ese porte interesado en proyectos de carácter social – Gates proyecta que no habrá países pobres a partir de 2035 – cabe una reflexión al respecto del rumbo de la iniciativa empresarial. Alcanzar rentabilidad con proyectos que mejoren efectivamente la vida de las personas parece ser la solución perfecta. El desafío está lanzado. ¿Vas a afrontarlo?

Ingresa para comentar