Cómo encontrar la inspiración para seguir innovando

Dejar un comentario

Creatividad

La innovación se ha vuelto tema de moda; cada día en el mundo se crean nuevas cosas destinadas a cambiar al mundo como lo conocemos siempre que hay una ola de innovación, se conforma un grupo de detractores que argumentan que todo lo que podría crearse ya se ha creado, sin embargo, hoy más que nunca están equivocados.

Innovar no es fácil, no todos pueden hacerlo, se necesita de una mente ágil y eficiente, que busque soluciones simples a problemas complicados. Para crear algo es importante primero identificar un problema o algo que podría mejorarse, posteriormente habrá que buscar la solución, probarla y por último probarle al mundo que funciona. De forma general ese es el proceso creativo de la innovación.

       “Si lo puedes imaginar lo puedes lograr. Si lo puedes imaginar lo puedes crear”: Albert Einstein.

La parte más difícil de un proceso creativo es seguramente buscar la inspiración, esa idea inicial que desarrollada e implementada podrá resolver ciertas cosas, pero cómo podemos incentivar a nuestra cabeza a trabajar, cómo decirle a tu cerebro “PIENSA”.

Cuida tus hábitos

Se dice que los grandes genios duermen poco, es normal que cuando tienes una idea el sueño pase a segundo plano a favor de su desarrollo e implementación, pero para que la idea inicial nazca es importante tener una mente fresca y descansada. Los expertos recomiendan dormir entre 7 y 9 horas diarias, es importante no excederse de este tiempo y mucho menos a la inversa, dormir simplemente lo que tu cuerpo pida.

El sueño aceita el engranaje de nuestras mentes, durmiendo el tiempo adecuado podremos tener procesos creativos más fluidos y mejor dirigidos. El no dormir afecta nuestro proceso creativo a corto plazo y a la larga puede ser causal de enfermedades como el Alzhéimer.

La alimentación y el ejercicio son fundamentales también, el cuerpo humano es una maquinaria perfecta y bien conectada, tenerla en la mejor condición posible permitirá que trabaje mejor. Se tiene el estigma de que los genios son poco aficionados a los deportes, pero la realidad es que los genios son incluso más talentosos que el promedio, aunque eso sí, sin mucho interés en explotar estas facetas.

Apóyate de la sabiduría de los siglos

Lectura pura y dura. “Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes”, dijo Isaac Newton.

A nuestra disposición está la enciclopedia más grande de la historia (Internet), ningún hombre tiene el mérito total de ninguna creación o descubrimiento, la humildad de aceptar que nuestra innovación es solo parte de algo mucho más grande nos permitirá aterrizarla y desarrollarla de forma real y concreta.

Leer e investigar puede ayudar a que los procesos creativos sean mucho más eficientes, tengan un mayor marco referencial y por tanto mejor sustento.

No te satures de información

Es importante tener la mente nutrida con información útil que será la arcilla para la creatividad, sin embargo, tenemos que recordar que la creatividad es un acto introspectivo, un acto de reflexión que lleva a soluciones nuevas y disruptivas. Saturar nuestra cabeza con información no ayudará a tener mejores soluciones; las soluciones buenas deben ser simples, mientras más básico sea un concepto mejor aterrizado está.

Menos es más, pensar que una persona sea más capaz por saber mucho es un paradigma de la sociedad actual, la genialidad no implica concentrar mucho conocimiento, sino aplicarlo de forma correcta.

Cualquiera puede memorizar fórmulas con el tiempo suficiente, pero las mentes creativas son diferentes, son personas que a menudo se tachan de extrañas por usar un “calcetín como guante”, lo que hay que entender es que para estas personas el calcetín es un pedazo de tela con infinitas posibilidades.

Ingresa para comentar