Lo que no debes hacer cuando estás por emprender

Dejar un comentario

El 80% de las empresas nuevas en México no van a rebasar los 5 años de vida; emprender no es cosa fácil, muy pocos cuentan con la aptitud de liderazgo y manejo de presión que se requieren para mantener un negocio, sin embargo, hay muchos consejos sobre como evitar los obstáculos camino a la cima.

El éxito no es una casualidad, el mundo corporativo es altamente competitivo y como en la naturaleza, el más apto prevalece. Emprender no es cosa fácil y hay una serie de errores comunes que provocan que a la larga empresas con mucho futuro se extingan sin dar el máximo de su potencial.

Errores emprendimiento

Presupuesto

Lo primero es lo primero, empezar una empresa requiere presupuesto y si el presupuesto inicial es alto dependerás totalmente de éxito inmediato de la empresa para subsistir; si el presupuesto en cambio es bajo entonces tu negocio será importante antes de comenzar, el equilibrio lo es todo, hay que hacer un plan que contemple la curva de desarrollo y sea capaz de absorber un par de meses malos.

Investigación y planeación

El error más común que puede cometer un emprendedor es pensar tanto en el producto o servicio que olvida por completo a su usuario, es muy importante definir correctamente el nicho de mercado que vas a atacar, también es importante conocer el valor real de tu producto respecto a la competencia.

Es común que al momento de emprender no se evalúe de forma correcta el marco regulatorio de la empresa en cuestión, para todo negocio hay una serie de impuestos, permisos y trámites a seguir antes de hacerlo funcionar, poner una empresa es un gran paso, pero hay que hacerlo con la cabeza fría y paso a paso.

Desesperación y falsas expectativas

Las empresas cuentan con una curva de crecimiento en la que la compañía no será tan rentable, curva que hay que contemplar desde el principio e incluir en el plan de forma realista. Muchos emprendedores al no ver los resultados esperados abandonan sus proyectos, sin embargo, el no ser demasiado optimista es un error muy común cuando empiezas tu empresa.

Una vez que se tiene un proyecto sólido, que se ha trabajado un par de años para echarlo a andar no hay que perder el ánimo, el dueño es el capitán del barco, un dueño inseguro transmite inseguridad a sus empleados, es así de importante que el dueño se mantenga firme y funcione como soporte para su equipo de trabajo.

Por último, el peor error de todos los posibles emprendedores es no intentarlo, tener una empresa no es un trabajo de medio tiempo, es de hecho mucho más absorbente y exigente ser tu propio jefe que contar con uno, sin embargo, la satisfacción del éxito será directamente proporcional a las dificultades del camino.

Ingresa para comentar