Economía colaborativa, estrategia de negocio para las pymes

Dejar un comentario

Economía Colaborativa

De acuerdo con la firma de análisis eMarketer, la economía colaborativa está actualmente disfrutando de un gran despliegue debido a que los consumidores se encuentran en la búsqueda de alternativas a los servicios tradicionales y también a las empresas.

Las empresas digitales Uber y Airbnb son los nombres más sonados, pero en realidad, el mercado es bastante variado y profundo, y los jugadores más publicitados pueden no ser los más significativos, de acuerdo con un informe del Centro de Investigación Pew.

La definición más usada de esta tendencia es un sistema económico en el que se comparten e intercambian bienes y servicios a través de plataformas digitales. Sin embargo, también hay otros que promueven el intercambio de productos o una experiencia, y existen los que tratan de conectar a las comunidades de interés y resolver problemas.

Este tipo de modelos de negocio innovadores han provocado un amplio debate cultural y político sobre cuestiones tales como la forma en que deben regularse, su impacto sobre la naturaleza cambiante de los puestos de trabajo y su influencia global sobre la vida de los usuarios del día a día.

El análisis de la firma eMarketer señala que en Estados Unidos, 72% de los adultos han utilizado al menos uno de los 11 diferentes servicios compartidos y bajo demanda con los que cuentan. Y algunos incorporan una variedad relativamente amplia de estos servicios en su vida cotidiana. Alrededor de uno de cada cinco estadounidenses han utilizado cuatro o más de estos servicios, y el 7% han utilizado seis o más.

En México su situación es similar ya que es la segunda potencia en América Latina en este tema, sólo por detrás de Brasil. En el estudio Economía Colaborativa en América Latina de IE Business School, se explica que en nuestro país las compañías que trabajan bajo este sistema se encuentran dentro del sector servicio a empresas (26%), en el de transporte (24%), en el de espacio físico (alojamiento) (19%) y en el de educación (17%), por mencionar los más destacados.

Según el informe, lo que promueve estas tendencia es la posibilidad de crear nuevas formas de economía, la mejora de calidad de vida de las personas, la importancia de la colaboración y el uso de recursos infrautilizados. En cambio  lo que la detiene es la desconfianza que aún se le tiene a unos servicios y el acceso al financiamiento que representa entrar a este modelo de negocio.

Ricardo Pérez, profesor de Innovación Digital y autor del informe, explicó que hay una oportunidad para el desarrollo local de este tipo de iniciativas en este momento, aún embrionario. “Pero necesitamos contar con un ecosistema favorable, desde el Gobierno y por parte de la ciudadanía”.

“La Economía Colaborativa tiene el potencial de generar numerosos beneficios para la región, reduciendo la huella ambiental, promoviendo el acceso a nuevos servicios y productos y facilitando una distribución más equitativa de la riqueza. Igualmente, la Economía Colaborativa fomenta valores sociales positivos de intercambio y colaboración”, finalizó.

Según los expertos este modelo ha cambiado industrias que se creían inamovibles y su alcance aún está por verse ya que cada vez se encuentran mayores aplicaciones para esta práctica.

Emprender o Innovar

Ingresa para comentar