Compartir tecnología: la nueva tendencia para pymes

Dejar un comentario

Servicios Compartidos

Hoy las empresas se encuentran inmersas en objetivos muy específicos como incrementar la productividad y eficiencia, automatizar procesos internos, mantener la calidad de los productos y servicios, todo lo anterior sostenidos en el tema de ahorro de costos. Para lograr esas metas, uno de los pilares es el uso de la tecnología.

Actualmente no se trata de invertir fuertes cantidades de dinero, sino obtener el mayor provecho de lo que ya se tienen en los centros de datos propios y las nuevas arquitecturas del cómputo en la nube.

Una alternativa que comienza a presentarse como ideal para el ahorro de costos son los Centros de Servicios Compartidos (CSC). Se trata de un esquema de negocios donde áreas comunes a muchas empresas se organizan para compartir recursos tecnológicos y talento, eliminando muchos problemas afines y permitiendo a cada empresa dedicarse a su actividad principal.

Las áreas comunes a cualquier empresa que pueden ser incorporadas a estos centros compartidos pueden ser finanzas, recursos humanos, tecnologías de la información, servicios legales, servicio o soporte al cliente.

Estudios en América Latina, la consultora Deloitte señala que los ahorros en proyectos de servicios compartidos se encuentran entre 21% y 30%. Para obtener los beneficios deseados es necesario aplicar una visión integral de utilización de mejores prácticas, tecnología estándar para toda la organización y desarrollo de una cultura general de servicio.

Dentro de las mejores prácticas que muestran las consultoras, se encuentra el desarrollo de un caso de negocio en el cual se detallen los objetivos, riesgos y avances. Así como analizar cuál es el modelo que más le conviene, dependiendo de la organización y los procesos que quiera centralizar se pueden implementar diferentes variaciones del modelo.

Es así como el CSC proporciona el soporte de estas actividades obteniendo mejoras de costo, incrementando los controles internos, la calidad de servicio de sus operaciones, simplificando y estandarizando procesos.

Migrar las operaciones transaccionales a la estructura de CSC, es una decisión cuyo principal detonador es la reducción de costo, pero la experiencia nos demuestra que el éxito de esta conversión debe incluir un conjunto de indicadores directamente ligados a la estrategia y visión global de cada grupo de accionistas para no fracasar en el esfuerzo.

Es importante que cada organización desarrolle una estrategia que le permita aprovechar eficientemente los diferentes beneficios de usar SC. No existe una sola fórmula correcta, y los resultados serán diferentes de acuerdo con las distintas combinaciones de factores que elijan las compañías. 

Nube, mucho más que ahorro para el negocio

Ingresa para comentar