Retos de la industria de ciberseguridad en el hogar conectado

Dejar un comentario

El escenario del hogar conectado plantea una infraestructura tecnológica de dispositivos con la capacidad de generar y transmitir información en las redes de datos locales y con ello accionar soluciones de iluminación, aire acondicionado, entretenimiento y otros equipos.

Internet de las Cosas

El también llamado Smart Home forma parte del movimiento del Internet de las Cosas (IoT) con una infraestructura tecnológica en la que la ciberseguridad juega un papel preponderante para la privacidad, seguridad e integridad de la información.

Concientización, el reto principal

La industria del hogar conectado se debe enfrentar a la falta de concientización de los usuarios, donde es fundamental que las familias conozcan los riesgos y cómo actuar de forma adecuada para no poner en jaque la seguridad de las redes locales.

De acuerdo con el informe Cyber Security Insight de la compañía Norton, el principal problema es que la mayor parte de los dispositivos no han sido diseñados pensando en patrones de ciberseguridad o la tendencias ‘security by desing’. Esto provoca que los aparatos tengan puntos vulnerables desde los que un atacante podría acceder a la red de los hogares.

El documento señala que sólo 62% de los consumidores están convencidos de que los dispositivos domésticos con conexión tienen en cuenta la seguridad online. Sin embargo, la empresa, especializada en este campo de protección en línea, descubrió fallas en más de 50 tipos de dispositivos enmarcados dentro del IoT.

Vulnerabilidades existentes

La inteligencia en los hogares es soportada por sensores y sistemas que analizan los datos, pero también puede ser la puerta de entrada de vulnerabilidades. Los análisis de ataques cibernéticos han mostrado cómo a través de monitores de bebés, webcams, termostatos de calefacción o refrigeradores conectados a internet son vulnerados y se convierten en un objetivo atractivo para los ciberdelincuentes.

Principales amenazas

  • Robo de datos sensibles. Al tener asociados los datos bancarios en SmartTVs o electrodomésticos, los criminales pueden sustraer esa información. También conocer los hábitos de uso de los dispositivos conectados.
  • Invasión de la privacidad. Los delincuentes podrían acceder a los sistemas de monitoreo de seguridad o cámaras remotas y así vulnerar la privacidad de las personas.
  • Seguridad de la red. A través de las cosas conectadas los criminales pueden controlar los dispositivos y usarlos como parte de una botnet (conjunto o red de robots informáticos o bots, que se ejecutan de manera autónoma y automática).
  • Acceso no autorizado. Aprovechando una vulnerabilidad de las cerraduras inteligentes, los criminales pueden acceder a las viviendas en cualquier momento.
  • Fallos en los sistemas. Los hackers pueden causar un mal funcionamiento del hogar y tomar el control de los mismos.

En definitiva, los dispositivos conectados no dejarán de crecer en los próximos años y eso supondrá un problema grave para la privacidad de las personas. Por ello, es fundamental que los fabricantes de estos dispositivos tengan en cuenta la seguridad desde el principio de su concepción y desarrollo.

IoT, la tecnología que conectará al mundo

Ingresa para comentar