Brandscaping: qué es y cómo puede ser útil para tu empresa

Dejar un comentario

Potencializar el alcance de tu contenido, interactuar con una audiencia que hasta entonces era inaccesible y no pagar nada durante el proceso. ¿Te gusta la idea? Pues eso es lo que promete el brandscaping, que utiliza un intercambio de medios entre negocios con perfiles complementarios para incrementar la audiencia.

Para entender cómo las pequeñas empresas pueden beneficiarse con esta práctica, entrevistamos a Andrew Davis, ponente y autor del libro Brandscaping: Unleashing the Power of Partnerships. A lo largo de su carrera, el publicista desarrolló proyectos de contenido para diversas empresas americanas. Continúa con la lectura y aprende.

brandscaping
Estudiar la audiencia con criterio es una de las condiciones para tener éxito con el brandscaping. Foto: iStock, Getty Images

El brandscaping permite atraer la audiencia ajena

Esencialmente, la técnica del brandscaping utiliza la audiencia de otras personas o compañías para apoyar el negocio propio. “Las pequeñas empresas pueden beneficiarse de esta práctica porque no se necesitan pagar para tener acceso a la audiencia, que puede ser cautivada con contenido propio”, explica el publicista.

Para esto, Davis aclara que el empresario interesado debe hacerse la siguiente pregunta: ¿cuál es la empresa que tiene mi próximo cliente en su cartelera de usuarios? Para ejemplificar esta relación, el autor citó una empresa hipotética de software de contabilidad, que puede beneficiarse con los clientes de un distribuidor de material de oficina: ahora las pequeñas empresas se preocupan por crear su sede y  tendrán que manejar la contabilidad en el día a día operacional.

Atención a los riesgos

De acuerdo con Davis, existen dos riesgos principales para quienes adoptan las técnicas de brandscaping:

Audiencia sin interés

Los clientes de su compañero configuran un público importante, pues ya conocen la marca y están familiarizados con el producto. No es una buena idea, por lo tanto, ofrecer servicios que están lejos del área de interés de los clientes. Cuando esto sucede, crece la oportunidad de generar efectos contrarios, como aversión y descontento.

Para minimizar este riesgo, el consejo es estudiar la audiencia que pretendes atraer con anticipación para entender detalladamente su perfil, comportamiento y hábitos de consumo.

Conflictos de intereses

Para Davis, el segundo riesgo del brandscaping es el conflicto de intereses. Esto ocurre cuando las marcas venden productos semejantes, que compiten o contraindicados. No tiene sentido, por ejemplo, que un gimnasio se relacione con una tienda de artículos deportivos: si los precios son atractivos y el servicio tiene calidad, tal vez algunos clientes se motiven a adquirir algunos productos y practiquen ejercicio en casa.

Poniendo en práctica el concepto

Para implementar el brandscaping en tu empresa, la recomendación de Davis es comenzar, de forma experimental, produciendo contenido internamente, por medio de los líderes de marketing y publicistas de la empresa.

De esta forma es más fácil establecer un vínculo con los clientes, pues la producción interna tiene más oportunidades de generar identificación de la audiencia con los valores del negocio.

Por último, cabe recordar que es preciso acompañar las acciones por medio de métricas específicas, que sean capaces de medir el compromiso y evaluar la calidad de la campaña. De esta forma, descubres cuáles técnicas tienen mejor aceptación y puedes calificar el abordaje.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.

Te interesará:

Conoce 6 consejos para administrar la relación con el cliente

Cuatro consejos para transformar clientes en fans

Marketing de relación: cómo estrechar los lazos con el cliente

Ingresa para comentar