Entiende el contrato de préstamo y evita problemas con el banco

Dejar un comentario

Recurrir a un préstamo es la realidad de muchas personas que sueñan en dar el puntapié inicial en su propio negocio pero no poseen el capital necesario. Sin embargo, cuando la solicitud es aprobada por el banco, algunos empresarios se olvidan de analizar minuciosamente el contrato, lo que puede generar sorpresas desagradables más tarde.

Antes de firmar el documento, tómate un tiempo para entender los términos y, si es necesario, negociar con el banco, es esencial. Una vez que el empresario cierra el acuerdo, pierde el poder de negociación y, si no está satisfecho con los términos y condiciones, no se puede volver atrás.

contrato
Entender el contrato de préstamo es fundamental antes de firmar un acuerdo con el banco. Foto: iStock, Getty Images.

Aprende a entender un contrato de préstamo y no ser sorprendido después

Cuidados con el contrato de préstamo

En general, la documentación de los préstamos para las pequeñas empresas reúne contrato, pagaré, alguna garantía y garante. En estos documentos, están previstas las representaciones y garantías de quienes recibirá el préstamo y queda determinado que el empresario concordó con los términos del banco.

Para conceder el préstamo, el banco pide una declaración afirmando que está autorizado a vincular el negocio a los términos del contrato. También puede ser necesario que el dueño del negocio entregue informes financieros al banco, anual o trimestralmente.

Tenga en mente que el pagaré contiene detalles sobre el valor del préstamo y la fecha de los pagos, así como especificaciones sobre las condiciones en que el banco puede declarar negligencia del contrato. Por lo tanto, conocer bien esos términos es esencial antes de firmar el documento.

Garantía al banco

Debido a que las nuevas empresas todavía no tienen mucho dinero, el banco normalmente pide una garantía del empresario. Es decir, si la empresa va a quiebra, quien pidió el préstamo debe pagar las cuotas con su propio dinero.

De lo contrario, el banco puede buscar otras alternativas para ganar la cantidad que fue prestado, forzando la venta de la casa del empresario, por ejemplo.

Costos, gastos e intereses

Antes de firmar el documento, asegúrate de que el contrato no contenga gravámenes, tasas y multas escondidas en los términos. Si sospechas de alguna cláusula, aclara las dudas. Del mismo modo, estar al tanto de la tasa de interés que se cobrará por el banco y analizar si tu presupuesto se adaptará a las deudas.

Legislación

Dependiendo de la institución en la cual se ha obtenido el préstamo, las reglas y políticas de crédito para concesión pueden variar. Por eso, más que entender los términos y condiciones previstas en el contrato, es importante entender las leyes que rigen la línea de crédito de la institución.

Elección del banco

Si no estás satisfecho con la negociación propuesta por el banco, considera buscar otra institución. Es posible que consigas el mismo valor con mejores términos en el documento de préstamo. Por lo tanto, investiga bien antes de cerrar el acuerdo y buscar la mejor opción.

Por lo tanto, si piensas en adquirir un préstamo para dar inicio tu propio negocio, considera los temas citados anteriormente. Para cerrar un contrato tan importante, es necesario conocer todas las obligaciones y derechos involucrados. No dejes de entender todas las cláusulas de los documentos.

¿Te gustaron los consejos? Si el artículo te pareció útil, comparte con amigos y compañeros. Deja tu comentario para conversar con otras personas sobre el tema.

Ingresa para comentar