Hit’n Run trae una propuesta innovadora con su food truck

Dejar un comentario

Aunque ya lograron un lugar destacado en Mistura, la feria gastronómica más grande del país, los ‘food trucks’ aún no cuentan con habilitación para funcionar en las calles de Lima. El caso de Hit’n Run muestra una trayectoria de éxito no sólo individual sino también colectiva para estos camioncitos de comida.

“Es una propuesta interesante, hay que darle cabida. No es sólo vender comida, es un concepto global. Se trabaja con insumos peruanos y con estándares de calidad”, decía en septiembre Jimena Fiol, coordinadora del grupo que se ocuparía de los food trucks en la feria Mistura 2015.

Del carrito al camioncito

Todo comenzó a mediados de 2014, cuando Mariano Escobal, un publicista sintonizado con la cultura pop global, tuvo la idea de hacer un evento de comida callejera como los que ya están consolidados en ciudades de Estados Unidos, México o Brasil bajo el nombre de ‘food trucks’.

Así surgió la idea de Hit’n Run, una expresión que alude a la dinámica móvil del negocio: tomar la comida y seguir camino. El evento de Escobal apuntaba a ofrecer comidas “en clave de degustación gourmet en locales aleatorios”.

Instaló la cocina en el viejo camión Chevrolet que le cedió un amigo y con el apoyo de su esposa, Maca Pestana, salió a ofrecer una carta de platos que actualiza periódicamente, para cada evento.

Éxito en Mistura

En la edición 2015 de Mistura presentaron un menú formado por “comida selvática y platos típicos del norte de Perú”, puntualiza el emprendedor en un spot de comunicación de la propia feria.

Respecto de su debut en el máximo evento gastronómico del país, Mariano apunta que el plato más pedido fue la hamburguesa de ostión, que era servida con el acompañamiento de papas nativas.

El sitio peru.com, por su parte, destaca que, a pesar de ser su primera participación en ese evento, Hit’n Run fue “uno de los restaurantes más concurridos gracias a sus deliciosos platillos, elaborados de acuerdo a lo que pedían sus clientes”.

Food truck de Hit'n Run
Con sus platos selváticos y del norte, Hit’n Run fue uno de los puestos más visitados de Mistura 2015. Facebook, reproducción

Hit’n Run, un pionero

El reconocimiento de la feria y de la prensa contrasta con la falta de una legislación en Lima para los camioncitos de comida, tal la traducción literal de “food truck”. En ese contexto, Hit’n Run (Choque y Fuga, en inglés) aparece como un caso de éxito que viene abriendo camino para la creación de un sector.

Escobal ha encontrado a otros emprendedores que decidieron apostar también en el modelo de “restaurante móvil”, como Alejandro Acuña y su esposa, Natalia Miori, de la hamburguesería Lima Sabrosa. Juntos formaron la Asociación Food Trucks del Perú, que postula que sus camiones pueden contribuir a dar nueva vida a lugares abandonados.

Entrada en los distritos

La idea de los food truckers ha llamado la atención del alcalde de San Isidro, Manuel Velarde, quien ve con interés su propuesta de activar espacios públicos y ya organizó incluso una feria en ese distrito, obteniendo una buena recepción por parte de los vecinos.

El municipio analiza ahora firmar un convenio para darle a la Asociación ciertos puntos en los que puedan funcionar estos camioncitos. Ello crea un desafío legal adicional, pues no son ni vendedores ambulantes ni restaurantes, sino un híbrido.

No obstante, como carta a su favor, el grupo tiene en su menú algo más que platos: una muy buena excusa para que los limeños salgan a la calle.

Ingresa para comentar