3 hábitos que te ayudarán a ahorrar para crecer

Dejar un comentario

¿Cuántas veces has escuchado decir que ahorrar es la base de la fortuna? Es tal vez uno de los consejos más universales que se escuchan en el camino hacia el éxito. No es casualidad inclusive que los millonarios lo citen y uno sabe bien la importancia del ahorro cuando los recursos no son abundantes.

Ahora bien, ¿cómo incorporar la práctica del ahorro cuando estás emprendiendo, un momento en el que se supone que todo lo que debes hacer es, justamente lo contrario: gastar, gastar y gastar?

Qué significa ahorrar

Primeramente, entendamos que para lograr estructurar un negocio que te asegure una estabilidad financiera lo que menos tienes que hacer es gastar. Vas a invertir y en esa inversión, el ahorro es una práctica constante, que adquiere diversas formas.

Ahorrar no significa dejar de usar el dinero y acumularlo en un frasco o una cuenta. Para nuestros propósitos, el ahorro implica un uso inteligente del dinero para aumentar tu capital. Veamos entonces algunos hábitos para contar siempre con recursos para solventar tus gastos sin dejar de invertir en crecimiento.

ahorrar
Ahorrar no significa no gastar, sino hacerlo de manera inteligente para optimizar el resultado. Foto: iStock, Getty Images

Evita el gasto inútil

Esta es una norma general que se aplica a todos los órdenes. Básicamente, significa detectar cuál es el gasto mínimo indispensable para obtener algo y buscar siempre pagar un precio lo más aproximado posible a ese valor.

Supongamos que debes desplazarte en la ciudad. ¿Cuánto gastarás si haces el recorrido en tu propio automóvil y cuánto te costará hacerlo en otro transporte? Calcula cuánto deberás gastar en gasolina y eventual estacionamiento y compara con cuánto te costará un taxi, un transporte colectivo o inclusive una bicicleta.

Huye de la ostentación

En un artículo del portal Soyentrepreneur.com firmado por Murray Newlands hay un ejemplo sobre automóviles que sirve también como recomendación general. El autor apunta que los millonarios no ven al auto como un símbolo de estatus, sino como un medio para llegar de un lugar a otro. Por eso los ricos no suelen usar modelos caros.

El mismo criterio sirve para la vivienda, la ropa, la alimentación y toda actividad o consumo: concéntrate en la utilidad del producto más que en los valores superfluos con los que pueda estar revestido. Pero recuerda que pagar menos no significa resignar calidad, lo que nos lleva al próximo punto:

Prioriza la calidad

La máxima de que “lo barato sale caro” es muy adecuada para este caso. Ahorrar no significa pagar menos para obtener algo de menor calidad. Piensa en la utilidad a largo plazo que el producto te va a reportar.

De nada sirve pagar un precio bajo por un artículo que se va arruinar rápido y que deberás reemplazar a la brevedad. En su artículo, Newlands cita el caso de T. Boone Pickens (que tiene una fortuna de 1.000 millones de dólares, según Forbes), que dijo: “Tengo un par de pantuflas que compré en 1957 y que todavía uso. No soy tacaño, sino que me gusta comprar con inteligencia”.

En suma, ahorrar no significa no gastar, sino hacerlo con inteligencia, priorizando la utilidad y la calidad de lo que adquieres. Tomando esta actitud como una regla general, estarás dando los pasos correctos en tu camino hacia el éxito personal y de tu emprendimiento.

Ingresa para comentar