Ciberseguridad: una preocupación de empresas grandes y pequeñas

Dejar un comentario

Cada vez son más los ataques provocados por softwares maliciosos a empresas alrededor del mundo y las cifras generadas en pérdidas llegan a los miles de millones de dólares.

Hoy en día, el mayor valor que puede poseer una persona es la información. Es gracias a los datos que se pueden determinar los gustos, la situación económica e, inclusive, la personalidad de alguien a partir del contenido que comparta o genere. Lo mismo sucede con la información que almacenan las empresas, como cuentas bancarias, transacciones, datos sobre clientes y mucha más data de carácter sensible.

Por ello, los cibercriminales usan sus habilidades para robar esta data, a través de ransomwares, spywares o virus. Estos softwares maliciosos, o malware, son programas que eliminan, encriptan o roban datos de computadoras y sistemas.

En los últimos años, se ha visto un aumento drástico de estos tipos de ataque, debido al creciente número de dispositivos conectados a Internet, como los smartphones, tablets y otros gadgets.

Microsoft estima que el costo para enfrentar al cibercrimen a nivel global asciende a los 500 mil millones de dólares, mientras que un estudio de IMB Security determinó que una empresa promedio pierde unos 3,8 millones de dólares por una brecha en la seguridad. En este sentido, se espera que para el 2020 la cifra global aumente a 2 billones de dólares y el costo de una brecha informática se eleve a los 150 millones de dólares.

Por este motivo, es imperativo que las empresas cuenten con una solución de protección. Se estima que uno de cada 131 correos cuenta con un malware y que los hackers lo usan para pedir dinero a cambio.

Infiltrarse en un sistema no es difícil; de hecho, una forma muy común de vulneración es el phishing. Esta técnica consiste en hacerse pasar por una persona o empresa de confianza y, a través de un correo electrónico, mensaje de texto o publicación en redes sociales, robar datos confidenciales del usuario. Así, información como contraseñas de correos y accesos a cuentas bancarias es usurpada en páginas web falsas muy similares en apariencia a la original.

El correo electrónico es una de las opciones favoritas de los cibercriminales para vulnerar un sistema. Se puede utilizar el phishing o adjuntar un ransomware en el e-mail, como si fuera un archivo común y corriente.

Basta recordar que el 2017 fue el año de los ransomware, con WannaCry a la cabeza. Se estima que este malware logró infectar unas 300 mil computadoras en más de 150 países, siendo el sistema de salud del Reino Unido el más afectado, obligando a cancelar más de 19 mil citas.

Subestimar a los cibercriminales y pensar que no atacarán empresas pequeñas es un gran riesgo. Un informe de SmallBiz Trends determinó que el 43% de estos ataques están dirigidos a pequeñas empresas, y que el 60% de estas compañías salen del mercado a los 6 meses de haber sufrido un ciberataque. Un 48% de las brechas en seguridad de las mismas se debe a un error humano o a un fallo con el software que usan. La filtración de los datos de clientes es la mayor preocupación de las empresas y, por ello, es necesario contar con una protección adecuada.
Por ejemplo, se pueden crear copias de seguridad de todos los archivos en la nube con servicios Open Cloud. Adicionalmente, para evitar el ingreso de malware a su sistema, existen filtros de seguridad que impiden el acceso a páginas web maliciosas o redes sociales.

De este modo, y conforme crezca su empresa, puede crear un equipo especializado y también capacitar a todos sus trabajadores para que no abran correos extraños y no se dejen engañar por los cibercriminales. Es así como su empresa estará preparada ante cualquier tipo de ataque.Banner_Seguridad

 

 

 

 

 

Ingresa para comentar