Cómo hacer la evaluación del desempeño profesional

Dejar un comentario

Responde rápido: ¿tú equipo de trabajo mejoró el rendimiento a lo largo del último mes? ¿De qué forma y en qué medida esto afecta los resultados de la empresa? Si no dispones de instrumentos para la evaluación de desempeño profesional de los empleados, es probable que no consigas analizar estos criterios con profundidad.

En los 20 años que trabajó en General Electric como presidente y CEO, Jack Welch, dedicaba el 60% de su tiempo al desarrollo de los recursos humanos. Para él, reunir el mejor equipo era indispensable para superar la competencia y ser exitoso. En este contexto, la evaluación de desempeño es una alternativa importante para viabilizar el crecimiento personal y colectivo del equipo. Pero ¿cómo hacer eso?

evaluación de desempeño profesional
Establecer métricas y criterios objetivos es el primer paso para evaluar el desempeño del equipo. Foto: iStock, Getty Images

Cuándo recurrir a la evaluación de desempeño profesional

Basándote en el año fiscal de tu empresa, crea intervalos regulares para hacer la evaluación del desempeño profesional de tus empleados. Puedes y debes controlar el rendimiento de los colaboradores en el día a día, pero esta postura puede perjudicar tu trabajo como gestor, además de impedir un análisis completo de la situación. Por eso, vale la pena establecer ciclos e identificar las tendencias a partir de estos.

Entre los motivos de emergencia que pueden llevar a la evaluación del desempeño profesional de los empleados, es posible citar:

– Decadencia o freno en el volumen de ventas.

– Cartelera de clientes sin novedades.

– Facturación bajo lo esperado.

– Desperdicio de recursos.

– Dificultad para alcanzar las metas.

– Falta de reconocimiento a los empleados.

– Imprecisión para determinar lo positivo y negativo del equipo.

Vale recordar que la evaluación del desempeño profesional suministra información importante que sirve como base a programas de remuneración variable y de bonificación, pues queda más fácil establecer metas posibles y monitorear los resultados.

¿Cúal es el mejor método?

No existe una regla específica que determine la mejor manera de medir el desempeño de los empleados. La elección depende de la cultura de tu empresa y del tipo de servicio que ofreces.

Sin embargo, lo ideal es apostar por criterios cuantitativos y cualitativos para medir el desempeño, no es sólo producir más, es preciso producir mejor. Un ejemplo: retener los clientes es tan importante como el volumen que se vende; es decir, más que un número absoluto, necesitas un indicador de calidad para saber si los resultados en este aspecto son positivos.

Para esto, el secreto es identificar los criterios más importantes para el éxito de tu organización, además de la función de todos los empleados dentro de la empresa. Cuando descubres lo que cada uno necesita hacer en el día a día para que la compañía produzca más y mejor y desperdicie menos recursos, es más fácil evaluar el desempeño de forma individual, sin olvidarse del contexto.

En este momento, vale la pena consultar un especialista en recursos humanos y oír lo que los supervisores, que tratan con el equipo diariamente, tienen por decir. La opinión de terceros tiende a facilitar tu tarea, pues los compromisos diarios imponen dificultades para la evaluación interna.

El feedback potencializa los resultados

Bob Dignen, autor del libro Communicating Across Cultures, en un artículo publicado en el portal de Cambridge University Press, explica que el feedback tiene la función de fortalecer al equipo, aunque se fundamente en puntos negativos. “El feedback no es una crítica pura y simple. Es un acto de apoyo que trata el bajo desempeño de una forma constructiva, con el fin de mejorar el rendimiento”, explica el autor.

Como gestor, tu misión es descubrir cómo manejar cada empleado de forma específica, para que no haya un desgaste en la relación. La decisión depende del perfil de cada persona: mientras algunos profesionales se motivan frente a las críticas, otros tienen dificultad para aceptarlas, guardando rencor y tomando la evaluación como un ataque personal.

Esta situación nos lleva a otro criterio importante en el momento de hacer el feedback: más que hablar sobre el comportamiento del colaborador, necesitas explicar cómo los resultados obtenidos por él afectan la empresa, aclarando lo que puede hacer para mejorar. No se trata de una crítica a la persona, es un análisis objetivo e impersonal.

Por último, vale recordar que sea cuál sea el criterio adoptado para evaluar el desempeño de tus empleados, es fundamental que ellos sean transparentes. Mejorar el desempeño es un proceso colectivo y requiere el interés de todos.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.

Te interesará:

Conoce cinco consejos para aumentar la fuerza de ventas de tu equipo

6 formas de incentivar a tu equipo y mejorar los resultados

La participación en los resultados es la solución para motivar a tu equipo

Ingresa para comentar