Concentración: evita las distracciones y obtén mejores resultados en el trabajo

Dejar un comentario

el trabajo, como en el resto de las actividades que realizas, necesitas de la concentración para obtener el máximo provecho. El problema es que hoy en día la fragilidad de la atención está en aumento.

Las interrupciones que pueden ocurrir en la oficina, como por ejemplo un teléfono que toca o el sonido que hace el celular para alertar que un correo electrónico nuevo llegó, hacen que te desconcentres de esas tareas para matar la curiosidad.

En el caso de que te sea imposible controlar este impulso, o simplemente silenciar el teléfono, existen algunas maneras de tomar el control del entorno para mantener la concentración.

concentración
Es común que las interrupciones ocurran en la oficina, como por ejemplo por teléfono o mensajes en el celular. Foto: iStock, Getty Images

Estrategias para reducir las distracciones

Presta atención a las emociones. Ser más consciente de los motivos detrás de una respuesta a ciertas interrupciones te ayudará a desarrollar estrategias para manejar los sentimientos.

Elimina tareas que generen ansiedad. La ansiedad inconsciente sobre tareas incompletas puede hacerte vulnerable a las distracciones. Una buena salida entonces es concentrarse en eliminar de la lista de pendientes algunas tareas que generan mucha ansiedad pero que no son muy complejas. La idea es liberar energía mental.

Tiempo para uno mismo. Busca un tiempo para enfocarte. Conoce cuáles son tus momentos más productivos en el día, para poder programar bloques de tiempo y realizar un trabajo concentrado en tareas complejas.

Ejercita tu atención. La atención es un músculo y las interrupciones son una evidencia de su atrofia. Pero mientras el músculo crezca más fuerte, más tiempo podrás concentrarte en una tarea. Ten paciencia a medida que crece el músculo y anota cuánto tiempo puedes enfocarte.

Más tareas, más estrés, menos concentración

Los estudios muestran que la idea de que una persona es más productiva porque puede realizar más de una tarea a la vez es falsa: intentar repartir la concentración aumenta el estrés y disminuye el rendimiento.

La concentración no aparece por arte de magia, sino que es una cuestión de adiestramiento mental. Es así como muchos especialistas llegaron a la conclusión de que la falta de concentración es solamente una mala costumbre y es posible ejercitarse para mejorarla.

Lo más importante en este caso es mantener la cabeza fría y la mente flexible para lograr una concentración máxima. Observa tu comportamiento para tomar conciencia del nivel de concentración. Es importante intentar mantenerte concentrado el mayor tiempo posible.

Una forma de realizar esto es limitando el tiempo de concentración o fijarte un objetivo inmediato. Así, la mente estará ocupada y no le quedará tiempo para distraerse, porque si le damos instrucciones claras al cerebro, será más fácil lograr la concentración.

En definitiva, identificar las causas de una eventual distracción ya te ayudará a concentrarse mejor y aumentar así tu productividad.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos y colaboradores, a través de las redes sociales.

Ingresa para comentar