Qué es mindfulness, para qué sirve a la empresa y cómo practicarlo

Dejar un comentario

Mindfulness, traducido libremente al español como “plena atención”, puede referirse a un estado mental, un conjunto de ejercicios mentales o programas de capacitación, siempre en el campo de la psicología, la neurociencia o inclusive la meditación, que buscan desarrollar una mayor capacidad de concentración del practicante.

Independientemente del ámbito al que se aplique, es sinónimo de disciplina de la mente para reducir la fatiga, desarrollar la atención y la inteligencia emocional, entre otras facultades, con el fin de tomar decisiones adecuadas, resolver problemas y aumentar la productividad.

Para qué sirve el mindfulness

En el ámbito empresarial, el mindfulness ha pasado a definir la práctica de los directivos que buscan optimizar su rendimiento a partir de ejercitar la atención desconectando de las interferencias externas.

“Mindfulness es la simplicidad en sí mismo. Se trata de estar presente. Eso es todo”, dice Jon Kabat-Zinn, uno de los responsables de difundir estas prácticas en Occidente. Tal estado puede adquirirse mediante la práctica de ejercicios de meditación y psicoeducativos.

De esta manera, las técnicas de mindfulness ayudan a tener claridad mental, visión global y equilibrio emocional para tomar decisiones adecuadas en un ambiente cambiante y cada vez más competitivo. Como efecto adicional, ayuda a manejar mejor la incertidumbre y fortalece la resiliencia.

Importancia para la empresa

El mindfulness cobra mayor importancia a partir de los diversos estudios que muestran que el estrés disminuye el rendimiento laboral. La Organización Internacional del Trabajo, por ejemplo, ha relatado que el estrés laboral podría suponer pérdidas de entre el 0,5% y el 3,5% del PIB de los países.

Es por ello que el mindfulness viene llamando la atención de ejecutivos que buscan no sólo motivar la productividad de sus colaboradores, sino también aprender a manejar el estrés poniendo foco en lo verdaderamente importante, lo que está ocurriendo en el momento, para tomar las decisiones más adecuadas.

mindfulness
La práctica de diez minutos diarios trae significativos resultados individuales y colectivos. Foto: iStock, Getty Images

Cómo se adquiere mindfulness

“Para empezar a practicar mindfulness sólo se requiere que dediques 10 minutos al día a nada más que permitirte vivir el momento presente, dejando pasar los pensamientos que aparezcan”, dice la Licenciada en Psicología y Coach mexicana Iria Rodríguez Suárez.

Normalmente, en un curso de mindfulness se trabaja sobre el autoconocimiento, se practican diversas técnicas de concentración, se crean hábitos beneficiosos (mentales y físicos) y se exploran estrategias para abordar situaciones complejas de la vida personal y profesional.

La experta Suárez recomienda un ejercicio muy sencillo para empezar: “concéntrate en observar tu propia respiración sin tratar de controlarla o relajarla. Tan sólo obsérvala. Naturalmente vendrán pensamientos a tu mente, pero a medida que vayas practicando aprenderás a dejarlos pasar sin ‘engancharte’ con ellos”.

El objetivo es aumentar la capacidad de concentración, un gran desafío en estos tiempos en los que estamos rodeados de tantos estímulos, de manera de lograr una visión mucho más objetiva de la vida.

En resumen, las técnicas de mindfulness proporcionan beneficios tanto en nuestras relaciones laborales como en la solución de problemas, todo lo cual contribuye a un mejor desempeño de nuestra empresa pero también personal, objetivo último de nuestro interés en este entrenamiento.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos y colaboradores, a través de las redes sociales.

Visita también

Ingresa para comentar