IoT en el agro: nuevos sistemas para aumentar la productividad

Dejar un comentario

Sistemas de sensores permiten monitorear en tiempo real los niveles de agua, presión y humedad de sus cultivos e, incluso, prevenir plagas y determinar el volumen de agua requerido para un terreno.

iStock-890846568_low

Internet of Things (IoT por sus siglas en inglés) es un concepto que se vale de la tecnología y del Big Data para conectar al Internet objetos que, en un principio, se encontraban fuera del espectro de la web. Desde electrodomésticos hasta robots, se busca que los dispositivos generen datos que permitan monitorear, conectar y controlar a distancia estos objetos tradicionales.

 

El campo del agro no es ajeno a esta nueva tendencia tecnológica y, desde hace algún tiempo, diversas empresas han comenzado a experimentar las ventajas de la agricultura de precisión, basada en el uso de diversos sensores que generan información detallada en tiempo real, y propician una toma de decisiones más eficiente, a partir de datos objetivos.

 

Hace algunos meses, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), realizó un estudio que reveló que en 2050 se requerirá un 70% más de producción agrícola a nivel mundial, lo que representa duplicar las cifras actuales de producción.

 

A sabiendas de esta realidad, y teniendo en cuenta las dificultades intrínsecas de nuestra era para aumentar la productividad del agro (tales como alteraciones climáticas, el avance de la desertización, el aumento de la población urbana, etc.), la tecnología asociada al IoT representa una oportunidad para que el sector agrícola experimente un salto en su eficiencia y productividad, y que así logre garantizar la demanda alimentaria global de las próximas generaciones.

 

Aplicaciones del IoT en el agro

Desde hace algunos años, la tecnología del IoT permite a cientos de empresas obtener información para analizar datos como el suelo, los cultivos y el clima, y de esta forma hacer predicciones y estimaciones para dar lugar a un rendimiento específico.

 

Mediante la instalación de un sistema de sensores conectados a Internet (que son inteligentes, económicos y con un muy bajo consumo eléctrico), los usuarios reciben información en tiempo real sobre la temperatura, la radiación solar, el pH, la conductividad y la humedad de sus terrenos agrícolas, solo por mencionar algunos ejemplos. Estos datos permiten, por ejemplo, consultar los informes de comportamiento de la temperatura y humedad, controlar automáticamente sistemas de riego, programar fumigaciones preventivas, y recibir alertas vía SMS y notificaciones cuando se registran variables ambientales anómalas, que propician el desarrollo de enfermedades u hongos.

 

De esta forma, la gestión de cultivos inteligente o de precisión, nos abre la posibilidad de utilizar la información decodificada como herramienta de soporte para la mejor toma de decisiones y la realización de acciones que favorezcan tanto una mayor productividad como la eficiencia de los recursos agrícolas.

 

Pero las tecnologías asociadas al IoT tienen otras diversas aplicaciones en el campo del agro. Desde tractores inteligentes autónomos (es decir, sin conductor) que se encargan del cultivo de una plantación entera, hasta el uso de aeronaves no tripuladas (drones) para hacer mediciones e identificar los niveles de nitratos del terreno, Internet of Things parece haber encontrado en el sector agrícola un nicho con posibilidades infinitas.

 

Prueba de esta irrupción tecnológica en el agro son los resultados que arrojó el último estudio elaborado por Movilforum, titulado “Las soluciones digitales en la empresa española”, que reveló que el 30% de las empresas españolas del sector agrícola ha implantado soluciones de automatización de riego, y el 57% de ellas planea invertir a mediano plazo en este tipo de tecnologías.

 

Con respecto al ahorro de costos que el IoT puede suponer en la industria agrícola, Gradiant, el Centro Tecnológico TIC de referencia en Galicia, afirma que estas aplicaciones pueden llegar a generar un ahorro de hasta un 30% en el costo de los fertilizantes de muchas explotaciones.

 

Tecnología accesible

Aunque hasta hace poco la barrera de entrada a este tipo de servicios era muy elevada por sus altos costos, y solo aplicable a grandes compañías agroindustriales, la irrupción de nuevos sensores y drones de bajo costo asociados al IoT hacen posible que agricultores con cultivos de tamaño medio ahora puedan acceder a estas tecnologías y sus consecuentes ventajas competitivas. ¿Está usted listo para ser uno de ellos?

Ingresa para comentar

[optin-monster-shortcode id="m26elhff57-post" tipoevento="after_post"]