Qué es y cómo vencer a la obsolescencia programada en los negocios

Dejar un comentario

La obsolescencia programada es uno de los villanos que debe enfrentar un emprendedor cuando elabora el presupuesto de su proyecto. Máquinas con un plazo corto de vida, deliberadamente programado, son enemigos de la sostenibilidad del negocio. Iniciativas en varios países vienen encontrando soluciones alternativas a este síntoma. A continuación, algunas de las que te pueden inspirar.

Multas y cárcel para fabricantes obsoletos

La Ley de Transición Energética, aprobada en Francia en 2014, prevé multas de 300.000 euros y hasta dos años de cárcel para los fabricantes que programen la muerte de sus productos. La fundación española Feniss ha creado el sello Isoop para distinguir a organizaciones y personas comprometidas con la excelencia, la sostenibilidad, el respeto por el medio ambiente y por las personas.

Estos son algunos ejemplos pioneros de una tendencia que se extiende por países desarrollados y emergentes, afectando la vida no sólo de los consumidores, sino también de las empresas. En tal escenario, ¿es posible producir artículos sin obsolescencia programada? ¿Es compatible la sostenibilidad con la sociedad de consumo?

obsolescencia programada
Un nuevo concepto de excelencia emerge ante el agotamiento del modelo de consumo basado en productos defectuosos. Foto: iStock, Getty Images

Superar la obsolescencia programada

Todo se rompe, se gasta rápido o falla. El objetivo: vender más”. Así podría resumirse groseramente el principio de la obsolescencia programada en la producción y comercialización de los más diversos artículos, desde electrodomésticos hasta vehículos pasando por dispositivos electrónicos y computadoras.

Pero ese principio no está únicamente en la falla de los productos. “La tecnología hoy en día nos permitiría disponer de dispositivos muchos más avanzados que los actuales”, dice la analista de marketing Montse García. “Sin embargo, nos venden algo novedoso para seis meses después lanzar algo mejor”, apunta, como otro ejemplo del mismo principio.

Si para un consumidor tal determinación representa algo semejante a un abuso, como se observa en el documental “Comprar, tirar, comprar”, para un emprendedor la obsolescencia programada pasa a ser un dolor de cabeza y un obstáculo innecesario para el desarrollo de sus proyectos.

Sostenibilidad en la empresa

Las experiencias de Francia y de España, entre otras que vienen creciendo, muestran el camino para salir de ese modelo, que ha animado por mucho tiempo el principio de la rentabilidad de las empresas. “La idea no es disminuir la producción económica, sino producir de otra manera“, dice Ignasi Cubiñá, director de la consultora española Eco Intelligent Growth.

Producir de otra manera significa adoptar un principio de excelencia en todo el proceso. Entre otras alternativas implica utilizar materiales reutilizables o que se puedan reciclar fácilmente sin que pierdan calidad.

Un ejemplo de esa visión es la marca Patagonia, que fabrica sus productos a partir de materiales reciclados y anima a sus compradores a adoptar hábitos de consumo consciente. Un caso atribuido a trabajadores de HP, que habrían revelado a los consumidores una técnica para extender la vida útil de sus impresoras, también está sintonizada con esa idea y los casos se multiplican.

Nuevas empresas rentables y sostenibles

“Si desecháramos menos componentes electrónicos y reparáramos más, se crearían miles de empleos”, sostiene el portal de noticias de tecnología TNI en un artículo sobre iniciativas sostenibles en Europa. En esa línea se inscribe también el sello Isoop, lanzado en España.

Para obtenerlo, las pymes deben realizar acciones, como la compra de productos y la contratación de servicios que sean respetuosos con el medio ambiente. Asimismo, deben contribuir a la mejora energética y reducir las emisiones, todo lo cual apunta a crear nuevos ciclos virtuosos dentro de la economía.

En resumen, adoptar prácticas sostenibles también significará para ti como emprendedor sintonizar con una tendencia creciente de consumo y producción responsable, que apunta a nuevos estándares de calidad.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos y colaboradores, a través de las redes sociales.

Visita también

Ingresa para comentar