Conoce la diferencia entre formación y desarrollo

Dejar un comentario

Al invertir en los recursos humanos, se viabiliza el crecimiento de la empresa y se construye el camino al éxito. Por ejemplo, el ex-CEO de General Eletric, Jack Welch, dedicaba el 60% de su tiempo al desarrollo del equipo. Pero es necesario poner atención para no confundir los conceptos. En este artículo, vas a entender la diferencia entre formación  y desarrollo, para conseguir lo mejor de tus empleados.

Quien explica lo que cada estrategia quiere decir y el impacto en los resultados de la empresa es Marcela Baudino, coach de ejecutivos y directora de la empresa argentina B&C Capacitación y Coaching.

diferencia entre formación y desarrollo
Tanto la formación como el desarrollo contribuyen al crecimiento profesional de los empleados. Foto: iStock, Getty Images

 

Comprende los conceptos

Al asumir la dirección de una empresa, tienes la responsabilidad de decidir. Es tu labor gestionar los recursos financieros, físicos y humanos, en búsqueda del crecimiento y de la rentabilidad financiera.

En este contexto, el conocimiento profundo sobre las actividades es fundamental para ser exitoso y tomar las decisiones correctas. De nada sirve tener una idea genial y conseguir la inversión necesaria si no sabes cómo actuar y gestionar una empresa sostenible.

Conocer la diferencia entre formación y desarrollo de los empleados forma parte de este proceso de instrucción y capacitación del emprendedor, porque aunque son parecidas, en la práctica tienen diferencias puntuales en su estructura y modo de operar.

La diferencia entre formación y desarrollo

Para Marcela, la diferencia crucial está en “saber” y “saber hacer, saber ser”. Entiende mejor a continuación:

Formación

La especialista explica que la formación generalmente es asociada a la capacitación profesional, ya sea individual o en grupo. “Esta capacitación ocurre en la empresa, y tiene que ver con una actualización en el trabajo, cuyo principal objetivo es aumentar y adecuar el conocimiento y las habilidades técnicas de los trabajadores a las necesidades específicas de cada posición”, analiza.

Por lo tanto, para ella la formación está asociada al “saber”: se refiere a una habilidad específica.

Desarrollo

Por su parte, el desarrollo es entendido como un proceso más largo de perfeccionamiento individual. “Es el crecimiento personal y profesional, que obedece a las necesidades de autoperfeccionamiento experimentadas por cada individuo, o a los aspectos que la empresa cree que los empleados  deben mejorar para alcanzar los objetivos de la compañía”, analiza.

Para la especialista, el desarrollo implica una transformación por la cual el empleado comienza a trabajar por su propia experiencia, errores y aciertos. Se trata de “saber hacer” y “saber ser” en el momento correcto y en la hora precisa.

Por último, la coach analiza que ambos procesos contribuyen al crecimiento de los empleados y de la empresa. Mientras la formación tiene la función de actualizar el conocimiento necesario para desempeñar una función, el desarrollo permite el crecimiento personal de los empleados, lo que lleva a la madurez profesional. Así, es posible aprovechar al máximo el potencial propio.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, comenta a continuación. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores, a través de las redes sociales.

 

Ingresa para comentar