Cómo hacer un discurso de forma clara: seis consejos para convencer a tus oyentes

Dejar un comentario

Es hora de hacer un discurso. Los oyentes están atentos y parecen interesados en lo que tienes que decir. Como memorizaste el texto, el discurso comienza bien, pero no tardas mucho en percibir las primeras miradas de desinterés. De repente, alguien bosteza discretamente y saca el celular. Te sientes incómodo, comienzas a titubear y pierdes la línea de sentido. ¿Te suena familiar?

Ya sea a la hora de motivar el equipo de ventas o de convencer a los inversores sobre el potencial de tu proyecto, la habilidad para dar un discurso fortalece el argumento y causa un impacto positivo en los oyentes. En este caso el gran desafío es transmitir un mensaje que cautive a la audiencia.

Para Pete Weissman, presidente de Thought Leader Communications, una consultora americana que entrena ejecutivos para que se comuniquen mejor, la clave de un buen discurso es planear lo que se dirá bajo el punto de vista de la audiencia. “No pienses sólo en lo que quieres decir, piensa en lo que ellos quieren oír”, orienta el especialista. “Cuanto mejor entiendas la necesidad de los oyentes, más éxito tendrás.”

Un buen discurso causa un impacto positivo en los oyentes.
Un buen discurso causa un impacto positivo en los oyentes. Foto: iStock Getty Images.

Conociendo a tu audiencia

Para desarrollar un discurso convincente, necesitas entender la necesidad principal del público para el que hablarás, identificando lo que ellos desean oír. Por ejemplo, es probable que un inversor no esté tan interesado en tu idea de negocio pero sí en cómo harás rentable la empresa.

El consejo es adaptar el abordaje y el lenguaje a las necesidades de la audiencia. Esta técnica engloba desde los recursos utilizados en el discurso, como carteles, presentaciones o gráficos, hasta el vocabulario empleado.

Cuando conversas con el público por medio del lenguaje al cual está habituado, es más fácil establecer la confianza, un criterio fundamental para la efectividad del discurso.

Seis consejos para mejorar el discurso

Con la ayuda de Weissman, cuya experiencia en la formación de líderes comprende instituciones como el Senado Americano y la Casa Blanca, pasando por empresas como Coca Cola y Boeing, seleccionamos algunos consejos para que consigas un discurso más convincente. Conócelos a continuación:

  1. Define el objetivo principal

¿Cuál es el significado de éxito para tu discurso? Define la prioridad y construye el texto con base en ese ideal que quieres alcanzar.

  1. Conversa con la audiencia

No necesitas solicitar la contribución de alguien, pero es válido hacer cuestionamientos para que el público reflexione y direccione el abordaje a las necesidades personales.

  1. Desarrolla oraciones cortas

Mientras más cortas sean tus frases, más fácil será comprender el discurso. Además, estas ayudan a mantener la atención, pues hacen la charla más dinámica.

  1. Sé breve

Tu tiempo es tan valioso como el de los oyentes. No abuses de su paciencia y sé tan sucinto como sea posible: la objetividad es la clave.

  1. Debes practicar antes

Escoge algún familiar o amigo para que escuche tu discurso y evalúe la técnica antes del gran día. Solicita una opinión honesta y busca mejorar tu desempeño con base en el feedback.

6 . Calienta tu voz

Internet tiene muchos vídeos con tutoriales de logopedas para calentar la voz y evitar errores de dicción. También es importante mantener las cuerdas vocales hidratadas, por lo tanto no olvides la botella de agua.

Por último, el especialista sugiere que, si tienes dificultades para dar un discurso por miedo a hablar en público, requieres ayuda de un profesional. “Un coach ofrece herramientas para que consigas superar el miedo y mejorar la autoconfianza”,  indica Weissman. El secreto es canalizar el nerviosismo a favor del discurso, y no en contra.

¿Te gustó este texto? aprovecha y comparte este artículo en las redes sociales e invita a tus amigos, compañeros y seguidores a discutir este tema. Si tienes dudas acerca del asunto, deja tu comentario.

Con más de 20 años de experiencia en el área, el consultor Pete Weissmann desarrolló una fórmula para construir un discurso convincente. Para eso, él hace una metáfora con el home run, la jugada principal del béisbol, donde el jugador batea la pelota tan fuerte y lejos que alcanza a recorrer las cuatro bases y lograr la puntuación más alta.

Así como en el home run, debes seguir el recorrido estipulado para tener éxito: no se vale correr hacia una base sin haber pasado por la otra. Aquí, la condición para avanzar es responder la pregunta de cada punto.

PRIMERA BASE: ¿Cuál es el mayor problema de mi público?

SEGUNDA BASE: ¿Cuál es la contribución que sólo yo puedo dar?

TERCERA BASE: ¿Cuál es el punto central del discurso, capaz de resumir la idea que quiero transmitir?

CUARTA BASE: ¿Cómo hago para que mi discurso repercuta fuera del lugar donde se realizó? ¿Tengo alguna novedad para contar?

Ingresa para comentar