Empresa sostenible: aprender a evitar el desperdicio de agua

Dejar un comentario

No hay vida sin agua. Considerado el bien natural más valioso del planeta, el líquido es finito en su forma potable y necesita un cambio drástico en su gestión para evitar la escasez en el mediano plazo. La alerta es de la Organización Naciones Unidas (ONU), en el informe publicado en el mes de marzo.

Las empresas – con destaque para las industrias – tienen un papel importante en este escenario. Al adoptar prácticas sostenibles de consumo y combatir el desperdicio, es posible economizar incluso recursos financieros. La recomendación vale para las grandes fábricas a las pequeñas oficinas: cuando el asunto es el agua, cualquier gota es importante.

agua
Empresas que combaten el desperdicio de agua economizan recursos financieros y naturales. Foto: iStock, Getty Images.

Escasez de agua puede afectar salud mundial

Las reservas hídricas del planeta pueden encoger 40% hasta el 2030. La previsión es de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (Unesco) fue divulgada en el Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de Recursos Hídricos 2015 – Agua para un Mundo Sostenible.

De acuerdo con el documento, no se trata de un problema de disponibilidad, pero sí de gobierno. El gran desafío es adoptar un patrón de consumo mundial sostenible y, a la vez, garantizar el recurso a las 748 millones de personas que aún no tienen acceso al agua potable.

El informe apuntó, aún, que 20% de los acuíferos mundiales ya son explorados de forma excesiva, lo que puede acarrear consecuencias como la erosión del suelo y la invasión de agua salada en estos depósitos.

7 prácticas para ahorrar agua en la empresa

En este contexto, la actuación consciente de las empresas gana importancia fundamental, tanto en el consumo adecuado como en la adopción de estrategias de reutilización. Vale recordar que no son necesarios grandes cambios en la estructura de la empresa para evitar el desperdicio: pequeñas actitudes diarias hacen la diferencia.

  1. Realiza inspecciones con regularidad

Algunas pérdidas de agua pueden ser imperceptibles: cañerías antiguas, válvulas desreguladas y canillas con goteo mínimo son algunos ejemplos. Al realizar inspecciones con regularidad – semestralmente, por ejemplo -, es posible prevenir el desperdicio.

  1. Capta agua de la lluvia

Aprovechar el agua de la lluvia no requiere una inversión de grandes proporciones. Como ella no necesita ser tratada, es práctico utilizar tanques pequeños para capturar y usar posteriormente. El agua captada puede ser utilizada para la limpieza en general.

  1. Evalúa todos los procesos de la empresa

Busca identificar, en un análisis detallado, cuáles prácticas demandan más consumo de agua en la empresa. A partir de ahí es más fácil actuar sobre los principales villanos y percibir posibles discrepancias.

  1. Entrena a tus empleados

No ayuda en nada utilizar los recursos hídricos con inteligencia si tu equipo no acompaña y continúa desperdiciando. Es necesario concientizar a los empleados con ciclos de conferencias, seminarios y avisos. Si no mejora, tal vez es prudente adoptar un régimen de multas para combatir el desperdicio.

  1. Involucra a los consumidores

No hay problema en transmitir una imagen sostenible e incentivar el consumo consciente entre los consumidores, desde que tu empresa sea coherente y adopte prácticas de este tipo todos los días. Los clientes tienden a valorar las empresas que se preocupan de forma sincera con la ciudad, la comunidad y el ambiente en el cual están instaladas.

  1. Instala canillas con cierre automático

Controlar el flujo de las canillas de forma automática es una solución simple y efectiva, principalmente en los locales donde hay gran presión de agua.

  1. Adopta el lavado a seco

Lavar algunas ropas y uniformes a seco puede ser una buena alternativa para evitar la escasez de agua. Pero el servicio tiende a costar más caro, principalmente en lavanderías especializadas.

Ingresa para comentar