MVP: un producto mínimo viable como herramienta de prueba para startups

Dejar un comentario

Si estás en la fase inicial de tu startup y no sabes exactamente cómo será la aceptación de tu producto, ni si tendrá espacio en el mercado, una buena alternativa es invertir en el Producto Mínimo Viable o MVP (por sus siglas en inglés). Sin embargo, ¿de qué se trata?

Un MVP es una versión previa  del producto o servicio, utilizada para probar el modelo de negocios de una empresa. El concepto fue desarrollado y popularizado por el escritor y consultor Eric Ries en uno de los libros más utilizados por emprendedores que comienzan con startups, llamado Lean Startup, en el cual presenta un concepto ágil y claro del proceso emprendedor.

producto
Un emprendedor no debe confundir producto mínimo viable con velocidad y reducción de costos. Foto: iStock, Getty Images

Es importante no interpretar de forma equivocada el concepto de MVP. No se puede confundir con una versión del producto con funcionalidades reducidas, sólo para ser entregado rápidamente. Tampoco se debe pensar que es económico: un MVP no sólo es mínimo, sino que debe ser viable. Lo que debe tenerse en cuenta es que, para tener esa característica, el producto debe ser de calidad, lo que puede costar tiempo o dinero.

Características del MVP

Un MVP debe poseer algunas características que lo definen como tal. Entre ellas:

– calidad suficiente para que las personas comiencen a utilizarlo.

– demostrar suficientemente el beneficio ocasionado por el producto, con el fin de mantener la fidelidad de los usuarios iniciales.

Proporcionar el desarrollo de un ciclo de devolución que sea capaz de orientar al emprendedor en el desarrollo y el perfeccionamiento futuro de aquel producto.

¿Cómo presentar tu MVP?

Si invertiste algunos meses pensando en un producto MVP y conseguiste desarrollarlo pero ahora no sabes cómo presentarlo, existen algunas alternativas que pueden facilitar tu vida. Conoce tres:

Transforma un video en viral

Actualmente con la velocidad de la información, apostar a un video puede ser la mejor alternativa. Con una idea creativa, puedes viralizar tu producto y, en algunos casos, tener un alcance mucho mayor de lo que habías proyectado inicialmente.

Presentación con diapositiva

Puede parecer sencillo, sin embargo, el marketing y el lanzamiento de un producto en sí no tienen necesariamente que darse juntos. Puedes sólo demostrar tu propuesta, sin algo práctico. Después de aprobada la idea, pasas a la etapa siguiente.

Crea un prototipo

Esta es una de las formas más tradicionales de MVP. Funciona muy bien si tu startup se relaciona con el comercio electrónico, por ejemplo.

Tipos de MVP

Son dos los tipos más comunes de MVP. Conoce cuáles son y cuáles las diferencias entre ambos.

MVP de baja fidelidad (Lo-Fi)

Este tipo de producto mínimo viable se usa para validar premisas básicas e iniciales de un negocio, como saber si las personas pagarían determinado valor o si tiene un formato ideal, entre otros. Su formato es más simple que el de un MVP Hi-fi (puede ser en diapositiva o video, por ejemplo)

MVP de alta fidelidad (Hi-Fi)

Un producto mínimo viable de alta fidelidad generalmente contiene una propuesta de valor, aun cuando sólo presente funciones centrales del proyecto.

Ingresa para comentar